Opinión

Candidatos y Ciudad de México

31 agosto 2017 5:0
 
1
 

 

Monreal

Desde hace años se comentaba Ricardo Monreal había decidido contender por una delegación en la Ciudad de México para apoyar a Morena y a su líder AMLO en la primera elección que los ponía a prueba. Los liderazgos del PRD se habían agotado, por corrupción algunos, por ineficientes otros, los más por el desgaste del ejercicio de gobierno. Era una coyuntura favorable para el liderazgo que AMLO mantenía en la capital.

Tras ser Gobernador de Zacatecas y legislador, cabeza del lopezobradorismo en el Congreso, contender por una delegación parecía una modesta posición. Al decir de algunos, Ricardo Monreal aceptó con el compromiso de que si ganaba, sería el candidato al gobierno de la ciudad, para ser el segundo en la fórmula de Morena hacia el 2018.

Monreal se puso a la tarea. En lugar de confrontarse con Miguel Ángel Mancera, nuevo líder del PRD, buscó acercamientos con miras a una coalición de las izquierdas en 2018, pese a que AMLO reiteradamente la rechazó, por lo menos, hasta que la elección en el EDOMEX lo confrontó con la realidad y buscó, infructuosamente, la alianza.

Ricardo buscó y obtuvo recursos en la Cámara de Diputados para la delegación. Esto generó críticas de los delegados de Morena que pidieron se repartiera el monto entre sus delegaciones. El líder de Morena, Martí Batres criticó a Monreal por sus gestiones. Ahí se inició la alianza anti Monreal de delegados y dirigente partidista, quien aún cuando suspiraba por la candidatura de la ciudad, reconoció sus limitaciones, y apostó por Claudia Sheinbaum Se conformó así un bloque muy sólido en torno a la favorita de AMLO en muchas batallas.

Pese a todo, Monreal continuó trabajando hacia la candidatura de la ciudad. Pero las condiciones cambiaron. Es muy probable que a AMLO no le gustase el zacatecano decidiera emprender acciones con luz propia, sin plegarse a las orientaciones que marcaba. Un acercamiento con el PRD no abonaba ante AMLO, quien considera tener a la ciudad de México en la bolsa, sin necesidad de aliados. Un cabildeo legislativo para obtener recursos con la aprobación de diversos partidos, tampoco implicaba el rechazo a la “mafia en el poder”, llamado que constantemente reitera.

Claudia Sheinbaum ha acompañado a AMLO en todas las etapas en forma cercana y devota. Goza de su confianza y de un buen prestigio entre diversos grupos académicos y de la ciudad. Algunos la descalifican por la opacidad de los segundos pisos, que además apoyaron el auto frente al transporte colectivo, muy rezagado. Empero será una buena candidata y la primera mujer electa de ser vencedora, como apuntan encuestas.

La situación no está definida. Pese a la decisión de AMLO, disfrazada de encuesta, que tuvo que ser presentada ante las críticas de la opinión pública. Dicho ejercicio parece muy sesgado, solo 1,311 encuestas en un universo acotado, lo que facilita que su aplicación estuviese dirigida. Aún cuando en prácticamente en todas las encuestas Monreal era el favorito, la aplicada por Morena lo deja en un tercer lugar, tras Martí Batres, que nunca despuntó en ningún muestreo. Parece por lo menos una burla.

Monreal ha llamado a la autocrítica a Morena y a rectificar. No parece que tenga eco. AMLO se dio a la fuga. Y dejó que Yeidckol Polevnsky diera explicaciones que provocaron fuertes cuestionamientos sobre el proceso, que se calificó de dedazo. El objetivo de presentar a Morena como diferente, movimiento abierto, incluyente y transparente se fue al pozo de la opacidad. Ejercicio de secrecía injustificada ante una opinión pública cada vez más crítica ante decisiones autoritarias.

Falta por escribirse la historia. Ricardo Monreal debe tomar una decisión. Tras 20 años de trabajar con AMLO no es fácil. Su definición lo distanció del PRD, especialmente de “los Chuchos” que hoy lo invitan a reincorporase, pero no sabemos en que términos. Por su parte Mancera tiene sus candidatos a la ciudad, bastión que defenderá decididamente. Otros partidos pueden ofrecerle su plataforma, pero una cosa es ser candidato y otra ganar la elección. Construir alianzas no es sencillo.

Habrá desde luego otros candidatos, el del PRD, el que resulte del rejuego presidencial del PRI, el del PAN envuelto en las divisiones nacionales, posibles independientes, pero hoy la atención se centra en Claudia Sheinbaum y en Ricardo Monreal. En breve conoceremos desenlace. 

También te puede interesar:
Migrantes, Muro, Tratado Y Reelección
La nueva época del tapado
La apertura del PRI