Opinión

Campaña del miedo en un país más seguro

 
1
 

 

Drone de Estados Unidos

Si quiere sentirse bien con el estado de las cosas en Estados Unidos, podría hacer algo mucho peor que lo que hice una mañana reciente: salir a correr al Parque Riverside de la Ciudad de Nueva York. Hay gente de toda raza y edad haciendo ejercicio, paseando mano a mano, jugando con sus perros, pateando balones de fútbol y lanzando Frisbees. Hay algunas personas sin techo, pero la atmósfera general es amigable (los neoyorquinos tienden a estar apurados, pero no son desagradables) y, bueno, agradable.

Sí, esa área de la ciudad, Upper West Side, es rica. Pero de todas formas, he visto a Nueva York durante décadas, y nunca ha sido más placentera, y segura, que ahora. ¡Y estamos hablando de la ciudad grande y mala!

El punto es que la experiencia vivida confirma lo que dicen las estadísticas sobre Estados Unidos: el crimen no ha estado más bajo y la sociedad no ha estado más segura en generaciones, lo que, por supuesto, nos lleva a la táctica de Donald Trump durante la Convención Nacional Republicana reciente, donde aceptó la nominación presidencial del partido. ¿Puede provocar miedos como de 1968 con respecto a cuestiones raciales, de violencia política y de crimen en un país que no se parece en nada al de ese año?

Me gustaría estar seguro de que no puede. Contra su propia experiencia, muchos de los votantes de inclinación republicana aparentemente creen que la economía estadounidense está muy mal, que el excelente mercado laboral que ven es simplemente una aberración local. Y para ellos, “crimen” tal vez no signifique “crimen”; quizás solo sea una palabra en clave para “gente morena”.

Supongo que esta táctica no va a funcionar, aunque sólo sea porque la coalición demócrata es fundamentalmente más grande que la coalición republicana, y porque el Sr. Trump va a ser un excelente motivador para que los demócratas salgan a votar. Pero, un poco de certidumbre sería muy bienvenido.
    
Twitter:@paulkrugman

También te puede interesar:

Encontrando equilibrio en una era de cambio

Bienvenidos a la gran capitulación

Quedarse, pero con la esperanza de reformas