Opinión

Cambios importantes en la regulación de diseños industriales

18 octubre 2017 5:0
 
1
 

 

diseño

El proyecto de reforma a la Ley de la propiedad industrial que cursa aprobación del Senado, y que se espera entre en vigor antes del fin del año, además de representar la modificación más relevante en materia de Indicaciones geográficas y Denominaciones de Origen, contiene importantes ajustes en relación a diseños industriales.

Detrás de la prisa en promulgar este decreto está el compromiso en formación que nuestro país ha adquirido con la Unión Europea, en el marco de la negociación del nuevo tratado comercial con ese importante bloque económico. La protección que nuestro país ha prometido en materia de Indicaciones geográficas, sería inoperante si nuestra ley interna no contempla esa figura.

El asunto de las modificaciones legales que se plantean para diseños industriales no es menor. El diseño, en todas sus formas, es en este momento en el mundo el componente esencial en la elección de millones de consumidores; ante la igualación de calidades y precios, las diferencias en diseño son identificadas como decisivas. Por esa razón, contar con una legislación ágil y moderna en el tema se convierte en esencial para todas las empresas que descansan en sus diseños para competir. En particular, en el caso de las empresas mexicanas, toda mejora en leyes de protección de creaciones de bajo costo de producción -y alto valor intelectual-, son bien recibidas.

La nueva legislación pretende subsanar algunas de las limitaciones conceptuales del texto original, al introducir criterios de análisis de procedencia del registro, como diferir en grado significativo de otros modelos previamente conocidos y ser resultado de un proceso de creación independiente. La clara intención es dotar de mayor precisión a la figura, lo que debe derivar en seguridad jurídica para los titulares. Otro de los atributos del nuevo texto se orienta a reconocer dentro de su ámbito de cobertura a los objetos artesanales, que para amplias comunidades en nuestro país regularmente marginadas del sistema, representa una cordial invitación a la fiesta.

El cambio más importante, sin embargo, atiende a la vigencia de la figura. De los 15 años inamovibles que actualmente se otorgan, se pasa a la fórmula de reducirlo a 5 años, pero renovables hasta 25. Con esa extensión se pretende que la figura sea más robusta y eficiente, a fin de ser más atractiva para los creadores. Además, los plazos cortos de vigencia en ciertas tecnologías pueden entenderse bajo la premisa del beneficio social de su paso al dominio público, pero en materia de diseños, nada mejor que recompensar al creador con la exclusiva de la explotación por un periodo ampliado. 

Correo: mjalife@jcip.mx

También te puede interesar:
Suena la alerta sísmica del monopolio
Propiedad Intelectual en el TLCAN; ir más allá.
Justicia en la CDMX: el colapso predecible