Opinión

Cambios en el gabinete

   
1
   

  

Enrique Peña Nieto

Los relevos que hará el presidente Enrique Peña Nieto, en la víspera de su IV Informe de Gobierno, deben considerar antes que los nombres, las propias reformas estructurales que se encuentran en proceso de implementación, en ese contexto se espera que lo movimientos se realicen en las dependencias que tienen tareas pendientes para concretarlas.

Así que mientras reformas como la Laboral, de Transparencia, Financiera, Fiscal, de Competencia Económica se encuentran en la faceta de franca aplicación, en otras como la Político-Electoral, la Nueva Ley de Amparo y Código Procedimental Penal, el status está muy avanzado; sin embargo, las que tienen que ver con el tema educativo, energético, telecomunicaciones, anticorrupción y vivienda están representando resistencias formidables, en unos casos, y en otros, el entramado legal es de tal envergadura que requiere más tiempo.

Peña Nieto reveló que sí habrá relevos en su gabinete y a partir de allí se hacen toda una serie de conjeturas; unos hablan de que se fortalece el equipo compacto cercano al Presidente (que encabeza el doctor Luis Videgaray) y otros, que los cambios se darán en función de los resultados obtenidos, aunque también se comenta que en algunos casos sólo se harán enroques para realinear los objetivos con nombres probados y aprobados, pero en esos ejercicios hay un dato que, en la mayoría de las veces, coincide y se repite entre los observadores públicos, sea en la clase política, sea entre generadores de opinión o analistas: “las reformas estructurales siguen adelante”.

Lo nombres de quienes repiten, de quienes se van o quienes continúan, pero en otras carteras, son esperados con incertidumbre al interior del equipo presidencial, sólo que al parecer no habrá “humo blanco” hasta en tanto cada uno no entregue sus reportes respectivos para el documento final que habrá de prepararse para el primero de septiembre a manera de informe de actividades del cuarto año de gobierno de la administración pública federal en turno, por lo que es factible que sea en la víspera de ese acto protocolario cuando se den a conocer los nombramientos.

Especulaciones hay muchas, pero en este caso también hay coincidencias en la versiones de café o de los “bien enterados”; por ejemplo, se habla de una figura para implementar el nuevo Sistema Nacional Anticorrupción, por lo que la secretaría de la Función Pública ya no tendría razón de existir, esto, desde luego, sin menoscabo del nuevo fiscal.

Tal vez sería necesario crear un Comisionado Especial que encabece la mesa de negociación con la CNTE, en la que el tema de gobernabilidad y educación vayan de la mano, y así sacar del desgaste cotidiano a los titulares de esas dependencias.

En materia de energía, el secretario Pedro Joaquín sorprendió con su talante negociador en el impulso de las reformas en materia de su responsabilidad, pero hay quienes aseguran que es el momento de dar un reimpulso al sector y a las innovadoras medidas, por lo que el cambio podría realizarse en esa cartera para aprovechar también la experiencia política de este personaje rumbo a la sucesión presidencial.

Hay quienes han incluido el nombre de Miguel Ángel Osorio Chong en la lista de cambios, pero este deseo es más movido por el interés de desplazarlo del primer lugar que tiene en las preferencias electorales rumbo al 2018, que por una supuesta incapacidad en el ejercicio de las tareas encomendadas.

En fin, se mencionan exgobernadores y mandatarios estatales en funciones para incorporarse al gabinete presidencial, como Eruviel Ávila o Miguel Alonso Reyes.

La baraja de nombres seguirá abriéndose o cerrándose según las preferencias políticas y administrativas de los interesados en este asunto en los próximos días, conforme se acerque el IV Informe de Gobierno. Hoy, por lo pronto, lo que está claro es la prioridad que tienen las reformas estructurales en el último tercio del sexenio y la firme postura de que, de ninguna manera, el PRI está desahuciado, al contrario, dicen en Insurgentes Norte y en Los Pinos, está más vivo que nunca.



También te puede interesar:
PAN toma el control en San Lázaro
Reforma de gran calado
Intervendrá la fuerza pública en Oaxaca y Chiapas