Opinión

Cambio de expectativas, al fin

 
1
 

 

Christine Lagarde

Después de un inicio de año marcado por el pesimismo, la incertidumbre sobre el futuro económico de México comienza a disiparse.

Una serie de factores anticipan mayor certeza sobre la marcha del país, lo que no quiere decir que la economía mexicana ya no enfrente riesgos.

El factor más importante es la disposición de Donald Trump de seguir en el proceso de renegociación del TLCAN, lo que revirtió el efecto del rumor de que el presidente de Estados Unidos consideraba emitir un decreto para retirarse de ese tratado comercial, clave para nuestra economía.

A eso siguió la ratificación de la calificación de la deuda soberana de México por parte de Moody’s.

La agencia actualmente le asigna a México la nota A3, con perspectiva negativa, por lo que está tres niveles por arriba de la calificación mínima para contar con el grado de inversión.

La ratificación de la calificación está motivada principalmente por los avances en el proceso de consolidación fiscal y por el mejor desempeño financiero de Pemex.

Una semana antes de la acción de Moody’s, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, dijo que México sigue cumpliendo con los requisitos para tener acceso a una línea de crédito flexible por alrededor de 85 mil millones de dólares.

México es uno de los tres países miembros del organismo internacional, junto con Polonia y Colombia, que tienen a su disposición esa línea crediticia.

Si bien lo dicho por Lagarde no tiene el peso de una acción de calificación, sí representa una especie de ‘certificación’ sobre los fundamentos económicos del país.

En la secuela de buenas noticias, los resultados disponibles sobre la economía han sido mejores a los anticipados por los analistas.

De acuerdo con datos originales y oportunos del Inegi, el PIB creció 2.7 por ciento anual en el primer trimestre del año, por arriba del 2.5 por ciento esperado por el consenso de analistas en una encuesta de Bloomberg.

Además, una decena de analistas ya revisó al alza su estimación de crecimiento del PIB para 2017:

La semana pasada, Citibanamex mejoró su pronóstico de crecimiento del PIB para este año de 1.2 a 1.7 por ciento, Finamex elevó el suyo de 1.5 a 2.0 por ciento y Banorte Ixe lo modificó de 1.1 a 1.6 por ciento.

Otras instituciones que revisaron al alza sus proyecciones de crecimiento del PIB de México para 2017 son Barclays, BBVA Bancomer, Capital Economics, JPMorgan, Valmex, Prognosis e Itaú BBA.

Después de varios meses en retroceso, las perspectivas de crecimiento para este año del sector privado subieron de 1.5 a 1.7 por ciento en la encuesta que levantó el Banxico a finales de abril.

Es probable que continúe la revisión en los pronósticos de crecimiento al reflejar las noticias de que Estados Unidos entrará en la renegociación del TLCAN y de que el plan fiscal propuesto por Trump no incluyó un impuesto fronterizo contra México.

Sin embargo, la economía mexicana sigue enfrentándose a un escenario prolongado de crecimiento moderado, volatilidad en el tipo de cambio peso/dólar, incertidumbre geopolítica y políticas proteccionistas en Estados Unidos.

Así que no hay que cantar victoria todavía.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
¿Manipulación en el mercado de tasas?
‘Halcones’ vencen a ‘palomas’
¿Paloma ‘mensajera’?