Opinión

Cállate, chachalaca


 
 
Andrés Manuel López Obrador está por dar la batalla de su vida. Luego de su doble fracaso en busca de la Presidencia de la República, su supervivencia como un influyente y poderoso actor político podría depender del éxito para evitar que se apruebe la propuesta de reforma energética que presentó el presidente Enrique Peña Nieto.
 
 
Podemos criticar mucho de la personalidad de López Obrador, pero no podemos acusarlo de hipócrita. Siempre se ha mostrado tal cual es y ahora no es la excepción. Entre las distintas posturas en torno de la reforma energética, la del ‘Peje’ es la más radical.
 
 
Para él, aprobar la reforma energética del gobierno sería el despojo más grande de la historia, equivalente a la pérdida de la mitad del territorio nacional, en tiempos de Antonio López de Santa Anna, en el siglo XIX.
 
 
Visto así, yo supondría que los gobiernos y las petroleras extranjeras brincaron eufóricos al conocer la propuesta de reforma energética de Peña Nieto y no fue así. Cito algunas reacciones plasmadas en la prensa internacional.
 
 
 
The Wall Street Journal, el diario financiero más influyente del mundo, dice que la iniciativa de reforma energética del gobierno mexicano “se queda corta respecto a lo que la mayoría de los productores de crudo ofrecen”. Agrega que “no da a las empresas petroleras privadas la propiedad de los campos petroleros y tampoco paga a las compañías con parte del crudo, sino con dinero”. Éste tipo de acuerdos, agrega, son similares a los que se usan en Iraq, y son menos atractivos para las empresas privadas comparados con los que ofrecen en Colombia, Noruega y Brasil. Dice The Wall Street Journal que la política energética de México es igual de restrictiva que la de Corea del Norte o Kuwait.
 
 
The Washington Post tampoco reaccionó con entusiasmo. Publicó que “el presidente Enrique Peña Nieto propuso cambios históricos en el sector energético sin abrir las puertas a los gigantes petroleros como Exxon Mobil y Shell. En un discurso muy esperado en las capitales petroleras de Houston y Rio de Janeiro, Peña Nieto no ofreció a las empresas petroleras lo que realmente quieren: el derecho a poseer y vender el petróleo que perfora México”.
 
 
En su lugar, dice The Washington Post, propuso cambios constitucionales que permitan las asociaciones de riesgo y participación en los beneficios entre las empresas extranjeras y Pemex. “Queda por ver si la oferta de riesgo y participación en los beneficios de Peña Nieto será suficiente para atraer a empresas como Shell, Exxon Mobil, British Petroleum, y la brasileña Petrobras que tienen la experiencia necesaria para modernizar la industria petrolera mexicana.
 
 
La agencia de noticias británica Reuters consultó analistas que opinaron que la reforma energética podría provocar un aumento de uno o dos puntos en el crecimiento de la economía mexicana. En materia eléctrica, los expertos pronostican que la reforma podría reducir las tarifas hasta en un 50%.
 
 
No sé usted, pero no veo por ningún lado el ‘robo del siglo’ del que habla López Obrador, ni la entrega de la renta petrolera a los extranjeros. Lo que sí sé es que soy ‘dueño’ de nuestro petróleo y que, al igual que todos los mexicanos, no he visto los beneficios en mi bolsillo.
 
 
Lo que es un hecho incuestionable es que hoy México tiene que importar casi la mitad de la gasolina que consume, principalmente de los Estados Unidos. Las empresas mexicanas pagan 25% más por la electricidad que sus competidores de otros países, y aunque tenemos una de las mayores reservas mundiales, importamos una tercera parte del gas natural que consumimos.
 
 
Citando a los clásicos, solo me queda decir: ¡Cállate, cha-cha-la-ca!
 
 
Por cierto...
 
 
El Estado de Tamaulipas rinde hoy el más alto homenaje al Ejército Mexicano por sus 100 años de servicio a la Patria. En el Congreso tamaulipeco se inscribirá en letras de oro la leyenda: '1913-2013, Centenario del Ejército Mexicano Honor y Lealtad por México'.
 
 
Encabezan la ceremonia el gobernador Egidio Torre Cantú y el General Secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos. Felicidades.
 
 
Hasta el viernes.
 
 
Twitter: @Cachoperiodista
Correo: cachoperiodista@gmail.com