Opinión

Calidad del aire

La palabra “aire” se refiere al fluido que forma la atmósfera de la Tierra. El aire es una mezcla gaseosa que se compone de 78% de nitrógeno, 21% de oxígeno y 0.03% de anhidrido carbónico. La atmósfera es la masa de aire que rodea el globo terráqueo y se forma, además de vapor de agua, sustancias sólidas en suspensión y gases nobles como argón, criptón, neón, etc.

La vida del ser humano, de vegetales y animales por millones de años ha sido posible debido al sol, la tierra, el agua y el aire.

La polución del aire (contaminación intensa y dañina) ocurre cuando el aire contiene emanaciones, polvo, gases tóxicos, olores desagradables y residuos industriales y biológicos en grandes cantidades que suelen ser dañosos para la salud de personas, animales y plantas.

Las sustancias que causan la polución del aire son enviadas a la atmósfera dañando directamente al aire. Ejemplo: monóxido de carbono de los automóviles y dióxido de sulfuro de la combustión de petróleo, gas y carbón.

Cuando tales gases concentrados exceden los límites de seguridad (lo cual sucede en la ciudad de México más de 330 días al año), se presenta un problema grave de contaminación-envenenamiento. La naturaleza por sí misma no puede manejar este problema si los humanos no lo evitan.

Los cinco compuestos que envenenan el aire son: ozono a nivel del suelo, partículas de diversas materias venenosas, monóxido de carbono, dióxido de azufre y dióxido de nitrógeno.

Ozono = Dióxido de Nitrógeno + Luz Solar + Hidrocarbonos

Otras causas de daño a la pureza del aire son el calentamiento global, la descarga de gases de la industria, vehículos de combustión interna, humo de fuegos e incendios, ozono en la parte superior de la atmósfera y reacciones químicas.

Si no hay acuerdo y compromiso global ante este problema tan complejo, las soluciones serán cada vez más difíciles de encontrar.