Opinión

Calentamiento global irreversible: Zammit


 
Los últimos 30 años probablemente serán recordados como los que condenaron al mundo a un futuro de destrucción ecológica y de disputas por la escasez de recursos, pues el diagnóstico de Naciones Unidas es claro: El aumento de la temperatura en dos grados es prácticamente irreversible y peor aún, los pronósticos advierten que este siglo se duplicará, lo que elevará el nivel de los océanos, agravará las sequías e intensificará tormentas similares a las que golpearon a México este año.
 
 
La historia también recordará, sin duda, que incumplido el objetivo fijado en 2010 durante la cumbre dedicada al fenómeno en Cancún ––impedir que el alza de la temperatura rebasara los dos grados–– las delegaciones de más de 190 países acudieron el 11 de noviembre de 2013 a una nueva cita en Varsovia, ¡para trabajar en un acuerdo vinculante que sería firmado en 2015 y entraría en vigor hasta 2020!
 
 
Es por ello que los mismos ex funcionarios de la ONU que no pudieron impedir el desastre, como Michael Zammit Cutajar, primer secretario ejecutivo de la Convención Marco sobre Cambio Climático, ahora manifiestan su escepticismo por el encuentro del lunes en la capital polaca, que dicen, sólo podría frenar al termómetro congelando en este momento a toda la economía, que ya emitió, gracias en especial a los combustibles fósiles, más de la mitad de los gases de invernadero necesarios para que la atmósfera se convierta en la cáscara de nuestra degradación.
 
 
Maltés
 
 
Zammit, nacido hace 72 años en Malta, allanó el camino para que la convención marco fuera adoptada en la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro en 1991, y mantuvo el cargo hasta 2002, como secretario general asistente de la ONU. Entrevistado por Bloomberg, tampoco dio muchas esperanzas al tope de 1.5 grados propuesto por los 44 gobiernos que integran la Alianza de las Pequeñas
 
 
Islas Estado, que serán las primeras en ser devoradas por el mar, aunque apuntó que “daremos un gran paso adelante” si se adopta en 2015.
 
 
Añadió que es una “sugerencia muy sensible” que la humanidad se prepare al incremento de cuatro grados en las temperaturas que vaticina el Banco Mundial, entre otras instituciones. Ya en 1997 recalcaba: “Al enfrentar el cambio climático provocado por la actividad del hombre, tendremos que pensar en términos de decenios y de siglos”... si es que sobrevive alguien que pueda pensar. Una de sus sucesores en el mando de la convención marco y actual titular, Christiana Figueres, duda que se logre un acuerdo definitivo en el transcurso de su vida.