Opinión

Cacao


 
En los últimos días he comido chocolate de varias calidades. El más rico fue un pedacito de una tableta Lindt, con 85 por ciento de cacao. Lo compré en México; fue importado por la empresa Chocolates Turín. El otro fue una taza de chocolate caliente Ghirardelli Premium Hot Cocoa (made with real chocolate). También comí dos pasitas cubiertas con chocolate compradas en Costco.
 
Es una pena que el chocolate mexicano no haya evolucionado a partir del valor que en el mundo antiguo tuvo el grano de cacao. México perdió la oportunidad de dominar en esa categoría industrial, y cedimos la captura de su valor ante Suiza, Bélgica, Francia, Italia y EU. Incluso un par de belgas, Mathieu Brees y Stephanie Verbrugge, tuvieron que hacerse a la tarea de rescatar la herencia del cacao mexicano con su empresa Ki-Xocolatl, que mantienen con discreción en Mérida.
 
Por eso es encomiable el anuncio que realizó ayer Nestlé en Tabasco, concretamente en Comalcalco, para invertir más de cien millones de pesos para duplicar la compra de cacao mexicano de aquí al año 2023.
 
No es cualquier cosa lo que anunció esta empresa que fabrica Carlos V, Crunch, Tin Larín, Abuelita, Gold, Almon Ris, entre otras. Considérese que la firma, en voz de su cabeza mundial de negocio chocolatero, Sandra Martínez, dijo que “busca triplicar la productividad actual del campo cacaotero mexicano, con lo cual se incrementará a más de 5 mil el número de familias beneficiadas con esta actividad agrícola en los principales estados productores como Veracruz, Chiapas, Oaxaca y Tabasco”.
 
Entre los países que más consumen chocolate en el mundo están Irlanda, Alemania, Bélgica, Suiza y el Reino Unido. En cada uno de ellos, cada individuo consume más de 10 kilogramos al año. México no se acerca ni de lejos. Globalmente, se proyecta que la demanda de chocolate se incremente 25 por ciento entre 2012 y 2020, con un incremento de 5 millones de toneladas métricas en ese periodo. Los dos países que dominan en producción son Costa de Marfil y Ghana.
 
¿Serán capaces los productores de cacao mexicano de aprovechar la nueva oportunidad histórica que se abre para su negocio? ¿O será la idea de Nestlé de nueva cuenta una oportunidad perdida para ellos?
 
 
Twitter: @SOYCarlosMota