Opinión

Cabo Adventures

 
1
 

 

Cabo Adventures. (http://www.cabo-adventures.com/es/tours/adventure)

Pasé unos días de descanso en San José del Cabo la semana pasada. Hacía años que no visitaba el lugar. Me sorprendió la densidad de las construcciones a lo largo de la vía que une esa ciudad con Cabo San Lucas. En unos años, la densificación será total. Varias construcciones hoteleras de gran dimensión —quizás unas siete u ocho— se están desarrollando. El lugar se ha potenciado. La intervención de Fonatur se nota.

Una de las sorpresas más gratas fue toparme con la empresa Cabo Adventures, una firma propiedad de Felipe Diez-Canedo y Racardo Farkas, que desde hace aproximadamente una década ofrece un amplio menú de paseos y excursiones para turistas extranjeros, nacionales y cruceristas. Yo sóo tomé un breve tour de tres horas, pero la firma ofrece desde aventuras completas de buceo en Cabo Pulmo hasta paseos a camello en la arena.

La gran diferencia de Cabo Adventures respecto de lo que estamos acostumbrados a ver en múltiples puntos turísticos de México es el nivel de profesionalismo con el que se han instituido sus procesos. Detrás de esta empresa hay una estrategia clara, objetivos y medición de resultados. Salta a la vista la capacitación que tienen sus empleados, y se percibe un ambiente de trabajo cohesionado en torno a una identidad común. Nada está al azahar: ni los procedimientos de seguridad, ni el fotógrafo que al finalizar el tour pone a tu disposición más de 300 fotos en un CD.

Y es una diferencia enorme porque los estándares con los que se suelen ofrecer este tipo de servicios en el país son infinitamente inferiores. Es una pena, pero así es: las asociaciones y uniones de lancheros y ejidatarios que suelen controlar estos negocios desde Yucatán hasta Nayarit no han logrado elevar el estándar de trabajo ni el nivel operativo de sus empresas. Subir a una panga con techo de plástico azul sigue siendo tan patético ahora como lo fue en los años ochenta, con la única diferencia que ahora es obligatorio portar un chaleco salvavidas.

En Cabo Adventures el estándar operativo no es sindical, sino de clase mundial. Esto permite a la empresa cobrar en dólares y enfocar su estrategia preponderantemente en el turismo extranjero. De los 28 turistas que íbamos en la pequeña embarcación —que por cierto, no ‘rebotaba’ con el oleaje—, sólo yo era mexicano. Todo el personal habla inglés; todos los demás turistas eran extranjeros.

Cabo Adventures no está libre de problemas. Hace dos años una persona murió porque una ballena golpeó una de sus embarcaciones. Sin embargo, supo activar sus procedimientos y comunicar transparentemente lo sucedido.

Sí, son estas empresas las que deben florecer si queremos pasar del lugar ocho al cinco en el ranking global del turismo.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
WPO abrirá segundo capítulo en la CDMX
¿Colusión en las Afore?
En esta esquina, las ONGs; en esta otra, la libertad empresarial