Opinión

Caben 4 plantas automotrices más

1
 

 

armadora

Luego de la borrachera nacional de la semana pasada por habernos convertido en la estrella mundial de abril del sector automotor, y tras los anuncios millonarios de las inversiones que harán Toyota y Ford para construir y ampliar plantas que fabricarán autos y motores, queda la pregunta clave: ¿qué sigue? ¿Dará por concluida el gobierno de Enrique Peña Nieto la carrera por el aseguramiento de la quinta posición en producción mundial a la que Ildefonso Guajardo se refería la semana pasada con las inversiones anunciadas? ¿Acabaron finalmente los mega anuncios?

La verdad es que la posibilidad de convertirnos en el 5º. productor global de autos debe ser una estrategia que no sólo tenga en mente el mercado de exportación, sino también el potencial que guarda el mercado nacional. Por ello, los principales directivos de las empresas automotrices de México ya se aprestan a lanzar la siguiente ola de reflexión, a fin de que no se detengan las inversiones y se incluya al mercado interno como la variable relevante para continuar la expansión. ¿La clave? Que se reconozca que el mercado interno puede llegar a dos millones de vehículos al año (muy por encima del millón 200 mil unidades que se venderán en 2015).

Prácticamente empieza a haber un consenso de la industria para trabajar al unísono e insistir en el argumento frente al gobierno en varios frentes; a fin de fortalecer el mercado interno. El primero es la decisión que tome la Secretaría de Economía para ordenar de una vez por todas el mercado de autos usados provenientes de Estados Unidos (llamados autos chocolate). El segundo es lograr una política de chatarrización que sí funcione, porque hemos visto esfuerzos parciales y programas que no terminan de ser una política pública integral para renovar vehículos viejos. El tercero es fortalecer los mecanismos de financiamiento.

Los expertos de la industria ya empiezan a barajar una cifra atractiva: en el país caben al menos cuatro plantas más, pero éstas sólo podrán cabildearse en los corporativos de Alemania, Japón o Detroit si el gobierno mexicano se atreve a corregir las palancas del mercado interno, para detonarle y con ello llegar a la mítica cifra de 2 millones de vehículos al año. Como referencia, los industriales del sector insistirán en que Brasil está a punto de llegar a los 4 millones de vehículos internamente.

El gobierno federal no puede perder el tiempo. Lo logrado en los últimos cinco, seis años, es mucho, pero el momento es idóneo para atraer más inversiones millonarias. Cuatro plantas nuevas (o seis, u ocho…) no son nada despreciables de aquí a 2018. No, por lo menos, para hacer renacer el momento mexicano que había quedado en el olvido…

También te puede interesar:
Videgaray firmó documento clave
La mañana del Sr. López
Se le fue el celular al escusado