Opinión

Búmeran vs. AMLO

 
1
 

 

AMLO

Ante la inminente salida de Ricardo Monreal de Morena, seguramente ese partido, además de perder uno de sus bastiones, la Ciudad de México, también pondrá en riesgo su eventual victoria en la elección presidencial.

De ese tamaño es el daño que provocaría el rompimiento del delegado en Cuauhtémoc con Andrés Manuel López Obrador, a quien la soberbia le jugará una muy mala pasada al dejar ir a uno de los fundadores y principales activos del Movimiento de Regeneración Nacional. El búmeran hará su efecto en julio de 2018.

Ricardo Monreal está por hacer oficial su renuncia y paralelamente anunciará cuál es la ruta que seguiría hacia la jefatura de Gobierno de la CDMX, en ese entonces ya se sabrá si va con el Frente que acaban de constituir el PAN, PRD y MC, o buscaría la vía independiente.

Por supuesto otros partidos, como el mismo PRI, han manifestado su intención de ofrecerle la candidatura, pero es un hecho que no irán juntos; por ello se antoja más la opción del Frente. Sin embargo, en este escenario hay diversas complicaciones que tienen que ver más con el PRD y Miguel Ángel Mancera, que ya tienen en la chistera otros suspirantes que se ubican en el gabinete del jefe de Gobierno; otras versiones señalan a miembros prominentes del partido del sol azteca.

Alejandra Barrales, Ricardo Anaya y Dante Delgado tienen bajo el brazo una carpeta de buenos deseos, en donde se enlistan las posiciones que desea cada partido que representan en caso de formalmente competir juntos por la presidencia de la República, algunas gubernaturas, el Senado, la Cámara de Diputados y, por supuesto, la jefatura del Gobierno capitalino. En ese sentido, y con la irrupción de Ricardo Monreal, se les descompone este escenario, aunque habría que decir que con Monreal tienen asegurada la victoria en la capital del país.

En las horas previas a su decisión, el también exgobernador de Zacatecas contempla con detenimiento todas sus opciones. Pero no dejará [pasar] la oportunidad de buscar ser el sucesor de Mancera y, por ello, sus colaboradores más cercanos ya pulsan entre los propios morenistas sobre quiénes lo podrían acompañar en esta aventura.

Varios líderes sociales en la capital del país están esperando que la decisión de Monreal se haga oficial, a fin de valorar si se quedan a apoyar a Claudia Sheinbaum o de plano abandonan el barco; algunos mal pensados señalan que navegarán en dos aguas y en la víspera decidirán por quien tiene más posibilidades de ganar.

En esta lógica están posibles candidatos a las delegaciones políticas y al propio Congreso de la capital.

Este enredo pudo haberse evitado si AMLO hubiera dejado a un lado la mentira y la simulación con la famosa encuesta que dio como resultado la derrota de Monreal, y permitido que los hechos y la realidad se impusieran de forma natural. Es decir, aceptar los resultados de que Monreal punteaba esas consultas y, con ello, nominarlo en su momento candidato en lugar de Sheinbaum, que hubiera aceptado el resultado sin chistar, ya que es bien sabido que su postura ante El Peje es de incondicionalidad absoluta.

Una vez más López Obrador, por sus propios errores, pierde el piso y con ello su última oportunidad para llegar a la presidencia de la República.

Desestimar que Monreal no afecta su aspiración presidencial es un mal cálculo que sepultará su mayor anhelo. Uno de los pocos rivales políticos que podían hacer caer a Andrés Manuel ya salió a la palestra y no es Ricardo Monreal, es el propio Peje.

También te puede interesar:
Meade alienta la esperanza priista
Anaya pisotea a sus aliados
Chantajes inaceptables