Opinión

Buenos para los autos

08 febrero 2013 7:21

 
Nos hemos convertido en un país muy bueno para los coches... por lo menos para producirlos.
 
Una muy buena noticia se dio a conocer el día de ayer en México: la producción de autos alcanzó un récord histórico para un mes enero en este 2013.
 
Las cifras de la AMIA indican que hubo un crecimiento de 19.8% respecto al mismo mes del año pasado, con una cifra de 242,855 vehículos armados en el país.
 
Esto quiere decir que el mes pasado se fabricaron 7,834 autos cada día.
 
No es ninguna sorpresa que se presente este desempeño.
 
Se explica por 2 razones. La primera es que el mercado del automóvil en Estados Unidos, nuestro principal mercado, creció fuerte en enero.
 
Cifras de las armadoras revelan un alza de 14.2%.
 
La segunda es que además del impulso del mercado estadounidense, las plantas establecidas en México han ganado terreno allí, con nuestros vecinos, en donde 12 de cada 100 vehículos adquiridos ya proviene de México.
 
Lo interesante del caso es que este resultado todavía no toma en cuenta el efecto que tendrán diversas inversiones de esta industria que se realizaron durante los últimos 2 o 3 años, y que redundarán en una producción todavía mayor.
 
El caso de la industria del automóvil es un ejemplo de la oportunidad que se está presentando para la economía del país.
 
Es una buena noticia tener una industria tan exitosa, pero lo sería mucho más si tuviéramos una cadena de proveedores nacionales más robusta.
 
En el mundo competitivo de hoy, las exigencias de calidad de las armadoras son cada vez mayores y con frecuencia recurren a proveedores extranjeros, por su escala y experiencia, aun si están establecidos en México.
 
Pero ha faltado una política de promoción articulada para que los proveedores de los proveedores sean cada vez más compañías mexicanas, y para que los que estén en la última parte de la cadena de esta industria sean pequeñas y medianas empresas nacionales. De hecho, el reto está en moverse cada vez más a fases complejas de la cadena.
 
Debo reconocer que hay firmas mexicanas muy exitosas en el ramo, como Nemak, por citar sólo uno de los casos más notorios, pero no es la norma.
 
Sólo a manera de ejemplo, vale citar que en los últimos 2 días se dieron 2 importantes anuncios en materia de autopartes, ambos de empresas foráneas.
 
El miércoles, la japonesa Jatco anunció que instalará una planta de transmisiones automáticas en Aguascalientes, con una inversión de 220 millones de dólares. Desde luego proveerá a Nissan.
 
Ayer fue Delphi la que dio a conocer que trasladará a alguna de sus plantas en México la producción de tableros de instrumentos que realizaba en una planta localizada en Flint, Michigan.
 
En este sector, no se exagera en absoluto al decir que la cadena de producción del automóvil que tiene sede en nuestro país está entre las más competitivas en el mundo, y que seguramente va a seguir atrayendo más y más inversiones en los próximos años.
 
El desafío de las industrias que llegan o que amplían operaciones, es que involucren a más unidades económicas con propiedad y gestión de mexicanos.
 
Hay quien traza las perspectivas de la economía observando el desempeño global de Estados Unidos, pero la realidad es que lo verdaderamente importante para el país es el desempeño de su industria.
 
La señal generada por los números de la industria del automóvil en el arranque del año es muy positiva, pero como dice el adagio: una golondrina no hace verano.
 
Aún domina la perspectiva de un año difícil para la industria estadounidense, lo que nos obliga a hacer la tarea pronto y bien, para seguir mejorando la competitividad del país.
 
enrique.quintana@elfinanciero.com.mx