Opinión

Brexit, implicaciones para empresas mexicanas

 
1
 

 

Brexit

El viernes inició una nueva crisis. No es aún una crisis económica global, pero es una crisis. El Financial Times correctamente le dio el banderazo de salida así: “La Gran Bretaña se hunde en una crisis constitucional después del voto para salir de la Unión Europea”. Esta crisis puede tener muchos efectos en tres ámbitos: económico, social y político; y debido a que el Reino Unido es la quinta economía más grande del mundo no hay que subestimar estos efectos y ramificaciones.

En lo económico la volatilidad que vivimos desde el viernes podría contagiar los fundamentos globales que generan crecimiento, debido a la incertidumbre sobre cómo se relacionará el Reino Unido con el resto mundo. En lo social, habrá alto impacto en las políticas de migración británicas. Ya se observa localmente un gran descontento, y no puede descartarse que el Parlamento británico tenga que debatir urgentemente la posibilidad de un segundo referéndum inspirado en el arrepentimiento social. En lo político la Unión Europea habrá de entrar en una reflexión mayúscula para redimensionar los lazos que mantendrán al bloque unido.

Hay que resaltar que la respuesta de las autoridades económicas mexicanas el viernes fue realmente fenomenal. Hacienda leyó oportunamente el momento que se vivía con el Brexit, y anunció en tiempo real un recorte de 31 mil millones de pesos al gasto. Asimismo, el secretario Ildefonso Guajardo atajó velozmente el reto y aseguró que México está listo para negociar acuerdos comerciales con el Reino Unido.

No obstante lo anterior, la magnitud del recorte anunciado por Hacienda podría no ser suficiente para contener posibles rebajas en pronósticos del PIB durante los siguientes meses por parte de los economistas que encuesta el Banxico. De hecho, el recorte en sí mismo ya se inscribe en una lógica de menor actividad económica y ya hay menciones de crecimientos del PIB de México por debajo de 2.0 por ciento para este año. A ello hay que añadir el dato del jueves pasado, cuando el negi reportó que la actividad económica experimentó una caída 1.2 por ciento en abril.

El desplome de más de 2.73 por ciento en el IPC de la Bolsa el viernes; la volatilidad del peso con el dólar alcanzando 19.20 pesos; el nuevo recorte de Hacienda; la caída de los pronósticos del PIB y el dato del Inegi obligarán a las empresas mexicanas a entrar en revisiones estratégicas de flexibilidad extrema y a prever ajustes potenciales en sus presupuestos de ventas y gastos desde este año. Ese es el potencial efecto contagio a la economía real.

Así, quien diga que la economía mexicana está blindada frente al Brexit probablemente está mintiendo o tiene como obligación profesional ser muy optimista.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
Que alguien se apiade de la Sonora Santanera
El ‘México A’ triunfa sobre el ‘México B’
La extraordinaria historia del presidente Santos