Opinión

Breve Mirada a los Grandes Usuarios de Electricidad

 
1
 

 

manufactura textil fábrica (Bloomberg)

Actualmente existen industrias intensivas en consumo de electricidad que han visto los costos de sus consumos disminuir durante 2014 y 2015, así como aumentar a partir de julio de 2016. ¿Cuáles son dichas industrias intensivas en consumo? En orden decreciente, en alineación con las mismas en otros países y en porcentaje de costos totales de operación, son la química, papel y cartón, acero, aluminio, cobre y la industria textil.

Por otra parte, las tarifas de alto consumo han mostrado ser menores que los consumidores de menor monto de electricidad consumida, es decir, la industria mediana. En el pasado reciente, posterior a la reforma energética emitida en agosto de 2014, muchas empresas también han crecido en auto-abasto y búsqueda de eficiencias y ahorros de energía en sus procesos productivos, con lo que es crecientemente importante contar con expertos en administración de cargas y demanda.

La misma CFE tiene en su estrategia de servicio un programa de Administración y Control de la Demanda de Energía, desde hace algún tiempo pero que se convierte en asesoría e ingeniería obligadas, dadas las crecientes decisiones de empresas intensivas en consumo energético. El cargo directo por demanda, a horarios punta, podría representar para las compañías, entre 20 y 30 por ciento de la factura.

Algunas empresas enfrentan cobros excesivos por alguna de las siguientes razones: a) mal diseño de su planta; b) falta de mantenimiento de equipos que consumen energía; c) mal diseño de cargas y momentos de conexión y desconexión; d) falta de capacitación.

Cuando una empresa decide involucrarse en planes de administración de demanda (load o demand management en inglés), puede alcanzar dichas reducciones y por ello, el ahorro buscado al disminuir el consumo en horario punta, disminución del cargo por demanda en kW y por consumo en kWh, así como mejorar su competitividad de costos. Por su parte, CFE como suministradora, tiene también ventajas, al tener menor demanda en horario pico y suavizar las fluctuaciones, así como evitar sobrecalentamiento de equipos de generación, y ganar tiempo en decisiones de nueva inversión.

Se anticiparía ver en el futuro previsible, mucha más actividad en este sentido con lo que se llevarían a planes operativos y estratégicos las actividades de Administración de demanda y cargas en todas las principales industrias del país. Con ello, echará raíces la reforma energética de manera muy positiva.

El autor es EGADE Business School, especialidad en Administración Energética.

También te puede interesar:

Retos en la infraestructura petrolera para refinación e importación

Retos y oportunidades del sector de gas

Panorama para la cadena de servicios petroleros: ¿habrá cambios en corto plazo?