Opinión

Breve colección de delirios

 
1
 

 

Noroña.

Gil subió la cortina de la semana y encontró en el escritorio de finas maderas recortes de prensa. Esos pedazos de papel son trozos del delirio mexicano, el sedimento de los últimos días del manicomio que muchas veces habitamos.

Con la novedad de que Fernández Noroña quiere ser presidente de México. Ah, sí señor, como lo oyen, candidato a la presidencia de una cosa que se llama México. Gil lo leyó en su periódico Milenio. Dice Noroña que a pesar de ser “hermanito siamés” de Liópez, él tiene sus buenas diferencias ideológicas con Liópez, razón por la cual de momento no lo apoyará. A pesar del distanciamiento con Liópez, dice Noroña, tiene que reunirse muy pronto para establecer que uno de los dos debe declinar por quien tenga más posibilidades de ganar pues es muy necesario que las izquierdas avancen juntas.

Gil imaginó una conferencia de prensa en la cual Liópez toma el micrófono y dice: Señoras y señoras (puras señoras), pueblo bueno: no he dormido, vengo aquí en vivo a declinar mi precandidatura a favor de Gerardo Fernández Noroña. Le deseo al Gerard una gran campaña, lo mejor sin duda para el bien del país y el futuro de las izquierdas es que sea Noroña el candidato de unidad y próximo presidente de la República. Ovaciones. Noroña, alto como es, saluda a las multitudes mientras Liópez baja del estrado saludando a sus incondicionales: a Martí, bañado en lágrimas; Claudia lloraba en silencio, como una vietnamita del norte; César ha sufrido un desmayo, en fon, Noroña, candidato de unidad de la izquierda.

NADIE ES IMPOSIBLE
Las candidaturas independientes han destapado la ambición y la codicia, las ilusiones y los sueños de políticos de fuste y fusta, hombres favorecidos por el azar capaces de salvar a nuestro país. Gil lo leyó en su periódico Reforma: el comunicador Pedro Ferriz de Con reveló en conferencia de prensa su intención de participar en la contienda presidencial de 2018 como candidato independiente. ¿Usted votaría por Pedro? Sí, ¡qué viva Pedro! ¡Hip-hip-hurra! Peter for president.

ORDEÑA
Lo reveló su periódico Reforma. En la localidad de Calpulalpan, Tlaxcala, los habitantes han picado los ductos de Pemex. El resultado ha sido espectacular pues han llenado de diesel una hondonada nada despreciable, una especie de albercota llena del tóxico líquido. Los habitantes se abren paso con botes y cubetas y extraen de ese raro pozo combustible que venderán a precio de risa. Empleados de Pemex retiraron al menos ocho mil metros cúbicos de diesel. Los delirios colectivos son los más peligrosos. Compadre, vamos por el diesel, a la albercota.

Luego lo vendemos y luego vemos.

LIBERACIÓN INMEDIATA
Liópez, líder nacional de Morena, exigió la libertad de los cuatro profesores de la Sección 22 del magisterio. Si Gil no ha perdido la memoria, esos maestros destruyeron casillas electorales, quemaron boletas, apedrearon edificios públicos. Oigan este delirio: “Como los maestros de Oaxaca defienden la educación, los quieren borrar, los quieren aplastar”. Oh, no, aplastar.

INVERSIÓN
Ustedes bien los saben. Gil propone que los lectores y las lectoras inviertan un poco de dinero en el whisky que ya empieza a producirse y cuyo nombre eufónico les va a gustar (sin albur de lunes): Gil Giles (pronúnciese Yilyils), Scotch Whisky. ¿Cómo sienten el nombre? Mju.

Es verdad que la idea de Gilga no es suya al 100 por ciento. Ah, las finanzas, pata débil del mundo de nuestros días. Cierto, Gamés se inspiró en el tequila Honor Del Castillo de Kate para diseñar su whisky Yilyils, un blend inigualable. ¿Alguien gusta? Mesero, por favor, tráigame un Yilyils en las rocas.

RENUNCIAR
Si Gilga recordara lo que es un verbo intransitivo, lo escribiría: el dirigente renunció. En fon. Basave, Basave a caballo, peleó con las uñas y puso su renuncia en la mesa, en la masa, en la musa, en la misa. Yo sin alianzas, me voy, y no estoy jugando.

Correcto. Pues que Basave renuncie de nuevo porque en Tamaulipas e Hidalgo las alianzas sufrieron terrible desintegración atómica. Y las coaliciones en Puebla y Tlaxcala entre el PAN y el PRD se tambalean, según el secretario de Estrategia Política del Comité Ejecutivo Nacional perredista, el señor Alejandro Sánchez Camacho. En el PRD, o lo que queda de él, la pregunta debe ser: ¿qué hacemos con Basave? Lo dicho: un delirio.

La máxima de Samuel Beckett espetó en el ático de las frases célebres: “Me interrumpo para señalar que me siento extraordinariamente bien. Quizá sea el delirio”.

Gil s’en va.

Twitter @GilGamesX

También te puede interesar:
Reyes Heroles
Como si nada
El derecho de nacer