Opinión

Brasil, ¿ejemplo para México?

 
1
 

 

Pulsera para pagos sin contacto VISA-Bradesco

Brasil y México son naciones muy parecidas en su sector financiero. Un ejemplo es que en ambos países un grupo de bancos concentran más de 80 por ciento de las utilidades, activos y financiamiento.

En México está el poderoso grupo conocido como el G-7 integrado por BBVA Bancomer, Banamex, Banorte, Santander, Scotiabank, Inbursa y HSBC. La contraparte en Brasil la integran el Banco do Brasil, Itaú Unibanco, Bradesco, Caixa Económica Federal y Santander. Todos, pese al menor desempeño de sus economías, continúan creciendo por encima de las mismas.

En ambas naciones se niega que exista concentración, ya que según los cálculos basados en el Índice de Herfindahl-Hirschman, la concentración bancaria se encuentra en niveles adecuados con respecto a otras industrias. Incluso en ese país sudamericano, al igual que con la reforma financiera en México, se fomenta la portabilidad de crédito y las ventas atadas.

Sin embargo existen diferencias, como el hecho de que en Brasil se tiene una mayor penetración crediticia, o que en medios de acceso (como sucursales o cajeros automáticos) tiene un mayor avance. En un comparativo internacional, según datos reportados por el Fondo Monetario Internacional, a través de su Encuesta de Acceso Financiero (FAS, por sus siglas en inglés), México continúa rezagado en el número de sucursales por cada 10 mil adultos comparado con países de América Latina como Guatemala, Brasil, Perú y Colombia, e incluso con respecto a países con un PIB per cápita similar, como el caso de Chile, Turquía y Brasil.

Por eso, en este furor olímpico un tema positivo es que Brasil está sirviendo como 'conejillo de indias' en materia de nuevos medios de acceso para realizar pagos, en el que Visa, como patrocinador oficial, participa y monitorea desde el primer día la aceptación de las nuevas tecnologías.

En los Juegos Olímpicos de Río 2016 se puede pagar con la pulsera Bradesco Visa, un wearable desarrollado con uno de los bancos dominantes de Brasil, y del que por cierto hoy la ciudad carioca se encuentra inundada de publicidad al ser el banco oficial de los Juegos.

Con la pulsera se pueden ya realizar pagos sin contacto, tan sólo aproximándola a un lector, y hoy está únicamente disponible en Brasil, donde se acepta en más de un millón de lectores con tecnología de pagos sin contacto. En el Parque Olímpico hay cuatro mil terminales de punto de venta que cuentan con esta tecnología y que en estos cinco días se han puesto a prueba.

Además de la pulsera, Swatch diseñó el reloj Bellamy, el cual viene con un chip y una antena incorporados, con el cual se pueden realizar pagos. Los 50 atletas del Team Visa tienen —adicional a los dos medios de pago anteriores, más las tradicionales tarjetas y el celular para
pagar— un anillo con el cual se pueden realizar pagos por proximidad o sin contacto.

La próxima generación de pagos electrónicos son cada vez más portátiles y simples de usar, por lo que prevén que su uso durante estas semanas olímpicas sirvan de motivador para que bancos en la región los adopten, e incluso, comentó Eduardo Coello, presidente de Visa para Latinoamérica y el Caribe, ya son analizados por posibles clientes, incluidas instituciones mexicanas que buscarían poner en marcha alguna de estas nuevas formas en un futuro próximo. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

Twitter: @JLeyvaReus

También te puede interesar:
La lucha bancaria por competir e innovar
¿Demanda colectiva contra bancos y Afore?
¿Los cajeros automáticos son zona de peligro?