Opinión

Bienvenidos al mundo post libre comercio

 
1
 

 

 [Se prevé que el TPP terminará de negociarse en 2014 y se apruebe por los congresos de los países en 2015. / Cuartoscuro] 

A partir de las elecciones de ayer en Estados Unidos inicia lo que tradicionalmente se conoce ahí como el ‘periodo del pato rengo’ (lame duck), que se refiere al espacio de tiempo en el que el presidente saliente tiene una muy reducida capacidad de influencia para ejercer control y poder político en su propio país, debido a que ya hay un presidente electo.

El próximo viernes 20 de enero de 2017 el presidente número 45 de Estados Unidos tomará posesión, en lo que podríamos calificar como el inicio formal de la era post libre comercio. No obstante, debido a que el periodo del ‘pato rengo’ ha iniciado, y a que Barack Obama verá notoriamente disminuida su capacidad para lograr acuerdos políticos, puede decirse que dicho periodo ya inició.

Una cosa es verdad a partir de ahora: el libre comercio dejó de ser uno de los pilares que durante décadas impulsó Estados Unidos para crecer económicamente, y el signo más importante que refleja la muerte de esta agenda es que ese país no ratificará el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (conocido en inglés como Trans Pacific Partnership o TPP). Este acuerdo obligaría a 12 países a rebajar barreras comerciales y fortalecer mecanismos para defender la propiedad intelectual. El país más importante de los firmantes era Estados Unidos, por el tamaño de su economía, y para México representaba la oportunidad de elevar los estándares con lo que comerciamos tanto con ese país como con Canadá.

En la negativa de Estados Unidos para ratificar este acuerdo hay un personaje olvidado por lo políticos: el consumidor, que habría de ser el beneficiario directo porque tendría mejores productos, a mejores precios, y dentro de una gama más amplia de elección. Pero difícilmente eso ocurrirá en la nueva administración.

Ayer la Organización Mundial del Comercio (WTO) reveló la más reciente edición de su Indicador de Perspectiva de Comercio Mundial, arrojando un puntaje de 100.9 unidades para agosto, lo cual se encuentra “por encima de la tendencia, y señala una aceleración en el crecimiento del comercio para noviembre y diciembre”. La OMC mostró cierto optimismo: “este es el primer incremento del WTOI desde su liberación inicial en julio, cuando el indicador se encontraba en 99.0 unidades”.

Pero este optimismo puede durar muy poco. Los defensores del libre comercio tardaron eternidades en reaccionar ante la agenda antiglobalización. Apenas recientemente iniciaron una muy tímida campaña para achacar la pérdida de empleos al avance tecnológico y a los incrementos en productividad. Pero el problema es que la semilla de los globalifóbicos germinó más rápido en el ánimo de quienes perdieron su trabajo durante los últimos años.

​Twitter: @SOYCarlosMota

Correo:
 motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
La menstruación de Estados Unidos
El poderoso (¿y tardío?) mensaje del Fed en México
La espantosa web de Presidencia