Opinión

Bienvenidos a la era de austeridad “stop-go”

 
1
 

 

El premier David Cameron se reunió con la mayoría conservadora en la Cámara de los Comunes. (Reuters)

A veces le pasan buenas cosas a malas ideas. De hecho, sucede todo el tiempo.

Los resultados electorales de Gran Bretaña fueron una sorpresa, pero son consistentes con la propuesta general de que las elecciones no dependen del historial general de las persona a cargo, sino de si las cosas mejoran aproximadamente seis meses antes de la votación. El Primer Ministro David Cameron y compañía impusieron la austeridad durante un par de años, y después hicieron una pausa, y durante el periodo de calma la economía retomó el paso lo suficiente para que pudieran volver a cometer los mismos errores.

Probablemente aprovecharán esta oportunidad. Y dada la continua debilidad de las bases fundamentales de Gran Bretaña (alta deuda de las familias, creciente déficit comercial, etc.), existe mucha probabilidad de que el reinicio de la austeridad marque el comienzo de otra era de estancamiento. En otras palabras, la recuperación de 2013-2015, falsamente vista como reivindicación de la austeridad, probablemente resultará contraproducente.

En la eurozona hay un problema en cierta forma similar, tal como lo señaló recientemente Barry Eichengreen, economista de la Universidad de California, en Berkeley. Ahí, también, el crecimiento ha remontado, gracias a la relajación cuantitativa, a un euro más débil y a una pausa en la austeridad. Las políticas que sacaron a Europa del precipicio fueron hechas políticamente posibles por el miedo, primero al colapso, después a la deflación. Pero conforme el miedo cede, lo mismo pasa con la presión por cambiar las formas de Europa; los austeritarios ya están clamando la recuperación como reivindicación, no del activismo de Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, sino de las políticas que hicieron necesario al activismo.

Obviamente, mi pesimismo podría estar completamente equivocado. Si el sector privado en Gran Bretaña o en la eurozona tiene más energía de lo que pienso, el crecimiento continuará, incluso con una recaída en la política. Pero supongo que estamos viendo una era de austeridad “stop-go”, donde los políticos que se niegan a aprender las lecciones correctas de la historia condenan a sus ciudadanos a repetirla.

Twitter:@NYTimeskrugman

También te puede interesar

Debatiendo soluciones para la pobreza

La economía antipopulista de Putin

La tiranía de Grecia sobre Alemania