Opinión

Cinco bienaventuranzas
del 15 de julio

1
 

 

Ronda Uno

Primera.– Prácticamente todo el aparato de gobierno relacionado con la primera licitación de la Ronda Uno (Comisión Nacional de Hidrocarburos, secretarías de Energía y de Hacienda) está trabajando bajo una premisa inquebrantable: transparencia. El secretario Coldwell y el presidente de la CNH están obsesionados con el tema. El 15 de julio, durante la adjudicación de los contratos, se verá el resultado de esta obsesión: auditorio lleno de periodistas; urnas unitarias por contrato; notario; conferencia de prensa; sesión abierta…

Segunda.– El gobierno se preparó para fluctuaciones en el precio del petróleo. De hecho, a fin de que si por ejemplo, el barril se llegara a cotizar en 120 dólares en el futuro, el gobierno se garantiza una mayor renta para que no se diga que las empresas privadas exprimen toda la utilidad de nuestro subsuelo. La CNH creó una fórmula de ajuste que tiene un umbral para un resultado operativo de 25 por ciento. Si éste se rebasa, automáticamente se activará un mecanismo que garantiza que el Estado se hace con más utilidad, mientras que el contratista está topado. Nadie nos exprimirá.

Tercera.– Los contratos serán sujetos de muchas evaluaciones, como las de impacto social. Para eso, la ley obliga a presentar dictámenes. Varios actores públicos ya activaron estrategias para cubrir esos requisitos. Un ejemplo lo constituyen las firmas López Velarde, Heftye y Soria por un lado, e Integralia (la de Luis Carlos Ugalde) por el otro. Ambas anunciaron hace pocos días que formaron una alianza para “la elaboración de estudios de evaluación de impacto social en el sector energético”.

Cuarta.– Hay candados anticorrupción por todos lados. Uno de los más notorios es el requisito establecido por ley para que no se puedan reunir a solas las empresas con los comisionados de la CNH. De hecho, “la ley estableció que los comisionados solamente podrán tratar asuntos de su competencia con personas que representen los intereses de los sujetos regulados mediante audiencia”. Y se estableció que deberá haber “dos comisionados presentes, se llevará a cabo en las instalaciones de la CNH y se levantará una minuta que es pública”. Se sabe que es tan estricta esta regla, que hasta causa incomodidad por su novedad en México.

Quinta.– El presidente Enrique Peña Nieto está siendo escrupulosamente respetuoso de las atribuciones de la Comisión Nacional de Hidrocarburos y, aunque a este órgano le toca ejecutar la política energética del gobierno, se sabe que Peña prácticamente sacó las manos del proceso, a fin de que técnicamente se materializara con estricto apego a derecho. De hecho, el presidente ni siquiera estará en México cuando se asignen los contratos de esta licitación.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
El día 15 se legitimará al 100% el sexenio de EPN
El culebrón del acero
México al volante