Opinión

Bienaventuradas General Motors y Nissan

1
 

 

Carlos Mota

Porque a ellas será atribuible el crecimiento económico de México a lo largo de este año. Los datos no mienten, sobre todo los de perspectiva. Ayer la CEO de General Motors, Mary Barra, dijo que el mercado estadounidense de autos y vehículos ligeros continuará creciendo, y que podría llegar a 17 millones de unidades. Esto es música para los oídos de la industria automotriz mexicana, dado que hace 14 años no veía que las ventas en Estados Unidos llegaran a esa icónica cifra, y ahora de nueva cuenta se abre esa posibilidad, lo que impactará positivamente las exportaciones de autopartes y vehículos ensamblados desde México. Con ello, las perspectivas de la filial mexicana encabezada por Ernesto Hernández se beneficiarán.

Hoy el cielo brilla con nuevos atributos para GM. Hay quien predice que su acción se podría disparar hasta los 40 dólares de aquí a marzo. De hecho, desde primeras horas de ayer, mientras Barra hablaba, los títulos de esta emisora crecían más de 1.2 por ciento en Wall Street. En adición, se espera que la industria haga a un lado el funesto enfoque en el que se metió durante 2014, cuando el debate estaba dominado por los recalls, de los cuales GM participó en más de 80 ocasiones. Adiós a eso.

GM está imparable en México, como se pudo observar ayer con los datos reportados por la AMIA. Sus promociones en autos como el Aveo, en precios de 144 mil pesos, se convierten en irresistibles para la clase media nacional, sobre todo si se toma en cuenta que este año los consumidores ya no deben enfrentar el choque fiscal que ensombreció a la economía en 2014. Recuérdese que el Aveo se produce en la planta de San Luis Potosí, por lo que el impacto del peso depreciado podría también ser contenido por parte de la corporación. Seguirá siendo un auto barato.

La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) pronostica que este año la venta de vehículos nuevos podría crecer 6.1 por ciento. Esto es 1.74 veces lo que crecerá la economía mexicana; es decir, la industria es optimista y percibe que sus productos se desplazarán a un mejor ritmo de lo que la economía en su conjunto avance, tal como ocurrió desde 2014.

Y la otra estrella del escenario es Nissan, que anunció un crecimiento acumulado de 10.7 por ciento para 2014 en México. La empresa está festejando con bombo y platillo el exitazo de sus modelos Versa, March y NP300, que en los últimos meses se desplazan como roscas de reyes. Asimismo, su marca hermana Infiniti, de vehículos de lujo, está ganando un terreno inusitado en el sector de vehículos de lujo, con un crecimiento de 50 por ciento, al parecer a costa de marcas alemanas poderosas como Mercedes Benz, que apenas creció.

Twitter: @SOYCarlosMota