Transparencia presupuestaria
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Transparencia presupuestaria

COMPARTIR

···

Transparencia presupuestaria

06/02/2018
Actualización 06/02/2018 - 13:23

El pasado 29 de enero la organización International Budget Partnership (IBP) dio a conocer los resultados de la Encuesta de Presupuesto Abierto 2017. Esta encuesta utiliza 109 indicadores con base en criterios internacionales para medir la transparencia presupuestaria en distintos países y desarrolla con ellos el Índice de Presupuesto Abierto (OBI). La mejora de México en el OBI en los últimos años ha sido espectacular. De tener 50 puntos sobre 100 en el OBI en 2006, en 2017 México obtiene un puntaje de 79, que lo coloca como el sexto país mejor calificado del mundo y el mejor del continente, arriba de Estados Unidos y Canadá y también por encima de países como Francia y el Reino Unido. El promedio global fue de 42 puntos. Si bien el OBI señala rezagos en cuanto a los mecanismos de participación ciudadana en el proceso presupuestario y en la vigilancia del Presupuesto por parte del Congreso y la Auditoría Superior, la aportación específica de Transparencia Presupuestaria en el OBI en cuanto a la publicación de información es muy relevante.

Es difícil para cualquier país avanzar en índices internacionales que califican aspectos relacionados con la transparencia. ¿Cómo fue que pudimos avanzar tanto en este índice? Todo tiene que ver con la historia de una política pública exitosa, innovadora, valiente y consistente a lo largo de los años.

El primero de julio de 2011 el secretario de Hacienda dio a conocer la publicación de una página en internet llamada Transparencia Presupuestaria (www.transparenciapresupuestaria.gob.mx). En realidad, ese proyecto era más que una simple página con información sobre el Presupuesto de Egresos, mucha de la cual ya se hacía pública en informes trimestrales y en diversas páginas de internet del sector Hacienda. Más bien se trataba del inicio de un esfuerzo para publicarla y transformarla con lenguaje ciudadano, formatos amables, gráficos fáciles de entender y datos abiertos en información que tuviera una auténtica utilidad social. La página no solamente publicaba información sobre el gasto, también logró reunir por primera vez toda la información de desempeño de los programas presupuestarios: indicadores históricos y todas las evaluaciones hechas a programas federales, información sobre gasto y desempeño en un solo sitio.

Transparencia Presupuestaria hizo más fácil que hubiera un debate más informado sobre el Presupuesto, explicando en lenguaje ciudadano un tema altamente técnico, llenando huecos de información y permitiendo un mejor análisis de datos, lo cual fue aprovechado ampliamente por académicos, organizaciones sociales y periodistas especializados en investigar temas presupuestarios y casos de corrupción. Más información sobre cómo se gestó esta política puede consultarse aquí: https://www.internationalbudget.org/2017/05/how-budget-transparency-reforms-took-hold-mexico/.

Con el tiempo, Transparencia Presupuestaria logró cambiar la cultura institucional de la Secretaría de Hacienda, de ser una dependencia que hacía esfuerzos moderados por atender las demandas de información de la sociedad, a una que de manera proactiva utiliza estándares internacionales y tecnologías de la información para publicar información relevante del gasto federal de forma oportuna, con datos abiertos y gráficos adecuados para su mejor comprensión. En 2012, Transparencia Presupuestaria recibió el Primer Lugar del Premio a la Innovación para la Transparencia que otorgan el INAI y el Banco Mundial, entre otros, el más importante reconocimiento en México para una política de transparencia.

En todo momento en el desarrollo de esta política pública, Transparencia Presupuestaria avanzó y se fortaleció en un diálogo abierto con la sociedad civil. En un principio contó con la retroalimentación de un colectivo llamado 'Gastar Mejor', en el que participaban Fundar, Transparencia Mexicana, Imco, GESOC y el CEESP, entre otras organizaciones de la sociedad civil. De forma destacada, el diálogo con Fundar resultó central para conocer las preocupaciones de la sociedad civil sobre la transparencia de la información sobre el gasto del gobierno; también ayudó a alinear a México con los estándares internacionales de publicación de datos, lo cual eventualmente se ha traducido en la mejora de la calificación de México en el OBI.

Gran parte del debate actual sobre el gasto en México se ha beneficiado de esta política pública. Transparencia Presupuestaria no es un portal que resuelve todas las dudas que pueda haber sobre el gasto del gobierno federal; por el contrario, se trata de una plataforma que genera cada vez mejores preguntas –las adecuadas– sobre cómo hacer el gasto más eficiente, cómo evaluar mejor los programas y cuáles son los mecanismos de transparencia más adecuados para esa información.

Además de colocar a México entre los países mejor calificados del mundo en el OBI, este año tres proyectos que forman parte de la plataforma de Transparencia Presupuestaria han sido nominados para recibir los premios internacionales de la World Summit on the Information Society 2018. Deseo mucha suerte a la Secretaría de Hacienda y los felicito por seguir impulsando una política transexenal de apertura de información relevante, que ha demostrado ser innovadora, participativa y valiente. Confiemos en que siga cosechando éxitos muchos años más.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.