Nuevo horizonte para la prevención de riesgos en las empresas
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Nuevo horizonte para la prevención de riesgos en las empresas

COMPARTIR

···

Nuevo horizonte para la prevención de riesgos en las empresas

30/01/2018
1


fraude
,

El pasado 23 de enero, Kroll, la empresa investigadora y consultora en riesgos, hizo pública la décima edición de su Global Fraud and Risk Report (https://www.kroll.com/en-us/global-fraud-and-risk-report-2018?utm_source=broadcast&utm_medium=email&utm_term=subscribers-generic&utm_campaign=2018-global-fraud-risk-report), correspondiente a 2017/18. Kroll comisionó a Forrester Consulting para hacer un reporte que incluyó encuestas con 540 ejecutivos de distintas industrias –construcción, bienes de consumo, servicios financieros, salud, manufactura, recursos naturales, servicios profesionales, ventas al mayoreo, distribución, tecnología, transporte y turismo, entre otras–, así como de distintas regiones del mundo.

El reporte arroja muchos datos interesantes para el análisis, pero sombríos desde el punto de vista del reto global que representan el fraude y la corrupción. De 61 por ciento de las empresas que reportaron haber sido víctimas de fraude en 2012, el porcentaje sube a 84 para 2017. El 86 por ciento de las empresas dicen haber experimentado algún caso de robo o pérdida de información electrónica, así como de ciberataques.

Por primera vez desde que se hace este reporte –diez años–, el principal tipo de fraude detectado es el robo de información, que supera ya al robo de activos. El mayor daño reportado por las empresas tiene que ver con las repercusiones de los fraudes sobre los empleados, de forma destacada en temas de privacidad, seguridad y en el estado de ánimo. Los consumidores también han sido afectados, de forma especial cuando se trata de robo de datos personales, fraude y seguridad. Las empresas experimentan costos relacionados con la reputación corporativa y en su relación con las autoridades regulatorias. Las empresas que son víctimas de fraude reportan que en muchas jurisdicciones es muy complicado localizar y recuperar los bienes defraudados. Los principales responsables de los fraudes son empleados o exempleados de las empresas.

Un aspecto interesante de este reporte es la identificación de nuevas tendencias en cuanto a las modalidades de fraude. Tipos de fraude 'tradicionales', como el robo de activos o de inventario, fraudes con proveedores y violaciones regulatorias, bajaron en su incidencia; sube en cambio la frecuencia de otros tipos de fraude, como la pérdida de información, fraude financiero, corrupción y soborno, manejo de conflictos de intereses, colusión de mercado, piratería cibernética, y lavado de dinero. Esto indica que la digitalización de activos, como datos y movimientos financieros por medios electrónicos, así como actividades difíciles de regular e identificar, cómo los conflictos de intereses y la colusión de mercado, se han convertido en el horizonte para la prevención y el control de fraudes y la corrupción en el ámbito corporativo.

Para México, según este reporte, el fraude se ha incrementado 3.0 por ciento respecto de los datos del informe del año pasado. Los principales tipos de fraude que afectaron a las empresas encuestadas que operan en México fueron el robo de información (92 por ciento), la corrupción en la modalidad de pago de sobornos (85 por ciento) y la seguridad (60 por ciento). En el tema de seguridad, resalta el hecho de que si bien subieron los incidentes reportados por los encuestados respecto del año pasado (de 48 a 60 por ciento), México está muy por debajo del promedio mundial de reporte de incidentes en este tema (70 por ciento).

Los resultados de este reporte pueden interpretarse como advertencias para el futuro en cuanto a la seguridad y viabilidad de las empresas en un nuevo entorno. El incremento global del fraude, de los delitos cibernéticos y de los problemas de seguridad en nuevas modalidades, señalan los riesgos que deben enfrentar las empresas en mercados globalizados y en los que la información digitalizada se ha convertido en un activo valioso y al mismo tiempo difícil de proteger. Los movimientos de activos financieros a través de medios electrónicos cada vez más sofisticados, hacen difícil las investigaciones de lavado de dinero. Los arreglos que implican colusión y conflictos de intereses también representan un reto para las autoridades regulatorias y de investigación.

Como el reporte señala, el soborno, el fraude y la corrupción son crímenes que se presentan con mayor frecuencia cuando los individuos tienen motivación para cometerlos, cuando se les presenta una oportunidad propicia y cuando tienen la habilidad para racionalizar sus acciones desde un punto de vista moral, como lo señalan los hallazgos de las ciencias del comportamiento. El reporte revela la importancia de diseñar medidas de prevención que tomen en cuenta las tendencias, así como las condiciones que hacen posible los fraudes. Hay un nuevo horizonte en la prevención de fraude, corrupción y otros riesgos para las empresas, y es importante que los ejecutivos tomen nota de los hallazgos de este importante reporte.

Twitter: @benxhill

También te puede interesar:
El 'affaire' Corral-Hacienda visto desde fuera del tren del mame
La muerte del Sistema Nacional Anticorrupción
Guía para valorar propuestas anticorrupción

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.