Se crece, pero no se cumplen las metas en 2017
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Se crece, pero no se cumplen las metas en 2017

COMPARTIR

···

Se crece, pero no se cumplen las metas en 2017

26/12/2017
1
 

 

Dinero
,

Termina 2017 y México mantiene su crecimiento económico a pesar del difícil entorno internacional; sin embargo, la mayoría de las metas presentadas hace doce meses no se cumplieron. El nuevo gobierno norteamericano con una actitud de confrontación con nuestro país, caracterizado por el anuncio de construir un muro entre nuestros dos países y cancelar el Tratado de Libre Comercio que entró en vigor en 1994 con amplios beneficios para sus tres países integrantes, han tenido efectos negativos en la economía y la inversión en el país se ha estancado.

Además, el precio del petróleo continúa por debajo del máximo de los años anteriores, presionando las finanzas del sector público, lo que se agrava debido a los sismos de septiembre en centro y sur del territorio nacional. Un elemento adicional que perjudicó la economía nacional fue el creciente endeudamiento del sector público de los años anteriores, que junto con las mayores tasas de interés internacionales han contribuido a un mayor servicio de la deuda pública perjudicando aún más las finanzas del gobierno y el mercado nacional de deuda.

A pesar de los elementos anteriores, México es una de las economías con mayor dinamismo en Latinoamérica, ya que la brasileña crecerá por debajo de 1.0 por ciento, Chile lo hará en 1.4 por ciento, Colombia en 1.6 por ciento y Venezuela volverá a contraerse, ahora menos 12 por ciento. Por otra parte, México crecerá cerca de 2.0 por ciento, porcentaje parecido a las tasas de los países de Europa y Estados Unidos. Parte del malestar social actual es que este dinamismo es inferior al que se anunció al principio del sexenio, en el caso de que el Congreso de la Unión aprobara las reformas estructurales, lo que así sucedió.

En septiembre de 2016 se plantearon una serie de metas y objetivos económicos para el año que finaliza, en el documento de Criterios Generales de Política Económica 2017, mismo que sirvió como base para la aprobación del Presupuesto anual y la respectiva Ley de Ingresos. Entre las metas y supuestos allí contemplados están 1) Tener un crecimiento del PIB para el año situado en un rango de 2.0 a 3.0 por ciento; sin embargo, la información disponible hasta este momento indica que es posible que se sitúe en el límite inferior o incluso por debajo del mismo, una vez que se conozcan los datos respectivos (a pesar del cambio del año base de la serie estadística). 2) La inflación estaba prevista terminar en un nivel cercano a 3.0 por ciento, con un rango de un punto porcentual ya sea por arriba o por debajo de este número.

Sin embargo, hasta la primera quincena de noviembre la inflación se encontraba en 6.7 por ciento y el Índice de Precios no Subyacente estuvo en 12.2 por ciento, lo cual ha tenido un impacto directo en el poder de compra de la población. 3) El tipo de cambio promedio anual que se utilizó para elaborar el Presupuesto del año era de 18.20 pesos por un dólar, sin embargo, hasta este momento la cotización promedio en el año es de 19.00 pesos y la cotización actual de la divisa norteamericana es cercana a 20 pesos a la venta. 4) En el documento referido se planteaba que los Cetes a 28 días podrían estar cotizándose en 5.3 por ciento en esta semana, sin embargo, la realidad es que están dos puntos porcentuales por arriba del previsto, perjudicando a los deudores. 5) Uno de los aspectos positivos en el entorno actual es el comportamiento de las finanzas públicas, ya que se ha logrado detener el deterioro en el déficit fiscal y en la magnitud de la deuda, conceptos que se han revertido en el actual año. Sin embargo, los beneficios de este esfuerzo tardarán en materializarse.

En conclusión, aunque se mantiene un crecimiento económico en el año que finaliza, incluso superior al promedio del Latinoamérica, es inferior al esperado y al ofrecido al inicio del sexenio. Preocupan a la población otras variables como son la inflación y los precios de los energéticos, las tasas de interés y el debilitamiento del tipo de cambio.

* El autor es economista.

Opine usted: benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:
​El reto del creciente gasto público
El desarrollo económico y las elecciones
El reto del crecimiento

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.