Elecciones en un entorno económico cambiante
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Elecciones en un entorno económico cambiante

COMPARTIR

···

Elecciones en un entorno económico cambiante

26/06/2018
Actualización 26/06/2018 - 10:21

La economía mundial se ha transformado de manera dramática frente a nuestros ojos en los pasados años. Por ejemplo, la mayoría de los inventos que posee la humanidad en la actualidad se han creado en las últimas décadas, los cuales han incrementado el bienestar de la población global, han extendido la esperanza de vida de los humanos en este periodo de manera drástica y la población total ha crecido a niveles inconcebibles hace sólo algunos años. Ahora el cambio incluso se acelera, lo cual dificulta a las personas poder seguirlo.

Son varias las razones que podría explicar este brutal y reciente avance económico, como son el descubrimiento de nuevas vacunas y tratamientos médicos o la creación del internet, la aplicación de nuevos sistemas pedagógicos o el largo periodo de paz después de la Segunda Guerra Mundial, el fuerte incremento del comercio mundial y el aprovechamiento de las economías de escala a nivel global. Sin embargo, parece que todas estas causas resultan de la generalización del sistema económico de competencia y la utilización del sistema de precios como asignador de los recursos en un entorno de libertad.

Este complejo sistema económico ha mostrado reiteradamente que libera la capacidad creativa de las personas, como lo confirman el avance de los países que lo utilizan para incrementar el bienestar de su población, como ha sucedido en Europa del este, en Perú y Chile, en China y Hong Kong, así como en Singapur en las últimas décadas. Sin embargo, mucha gente no tiene la capacidad de adaptarse al vertiginoso ritmo de los cambios, sobre todo los tecnológicos; además de que los grupos de interés prefieren conservar sus beneficios de posiciones monopólicas o de reducida competencia y transparencia, todos los cuales no ven con simpatía el actual avance económico.

Por el lado internacional existen también fuerzas proteccionistas que desean evitar el funcionamiento de los mercados libres y competitivos, como lo demuestra la actual política comercial de Estados Unidos. Así, existe el riesgo real de volver a tener una guerra comercial entre los principales países del orbe, como la que hubo hace un siglo, que culminó en la Gran Depresión de los 30's.

Es en medio de estos dos grandes retos que los mexicanos iremos a votar en unos días más: 1) Por un lado debemos escoger a un presidente que debería seguir el proceso de incorporación de la economía al explosivo crecimiento global de las últimas décadas, procurando el menor costo social, pero buscando el funcionamiento de mercados libres y competitivos. De no hacerlos así, generaciones completas quedarán varadas a un lado del mayor avance económico que ha conocido la humanidad en toda su historia. 2) Por otro, tener un gobierno con la capacidad para entender e incluso aprovechar los inevitables ajuste económicos mundiales futuros que ya se han iniciado. Existirán crecientes e inevitables presiones de otras naciones para que actuemos apoyando sus intereses a costa de nuestro bienestar.

Desafortunadamente las campañas partidistas que ya terminan destacaron por confrontaciones y ataques mutuos de corrupción, así como por promesas irreales y muy costosas en el mediano plazo. Así, se tuvo poco análisis serio de los retos y oportunidades que se avizoran en el futuro.

Existe el consenso de que el mejor y más completo candidato presidencial para enfrentar esto retos es Meade, pero le perjudica un deseo de cambiar al partido actualmente en el poder, que es uno de los tres que lo apoya. Sin embargo, su triunfo tranquilizaría a los inversionistas nacionales e internacionales y la economía tendría mayor estabilidad. Los otros dos candidatos tienen una experiencia limitada en el manejo económico, por lo que el triunfo de alguno de ellos iniciaría un periodo de espera y cautela económica para conocer a los correspondientes equipos de trabajo y sus primeras acciones en el poder.

En realidad, cualquiera que gane sólo obtendrá el apoyo de un poco más de la tercera parte de la ciudadanía, por lo que su primera responsabilidad será obtener la confianza de la mayoría de la población. De no lograrlo, la economía podría iniciar una etapa de inestabilidad de varios años, con los costos que esto conlleva. Los ajustes de la economía global ya se iniciaron, por lo que el presidente entrante y su equipo tendrán poco tiempo para prepararse para sus nuevas responsabilidades.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.