Opinión

Beltrones y los destapes

1
   

   

Beltrones.

Si en el PRI había alguien con la intención de adelantar su candidatura presidencial para estar a la moda, lo pensará dos veces después de haber leído la espléndida entrevista que Ricardo Gómez Guzmán le hizo en El Universal al próximo líder priista Manlio Fabio Beltrones.

“Sólo buscan presidente quienes no lo tienen”, o sea los opositores, dijo.

Primer mensaje: el priista que se lance antes de tiempo es adversario del presidente Peña.

El reportero, como debe ser, insistió, inquirió, acorraló y obtuvo valiosos mensajes sobre lo que buscaba: luces de la sucesión presidencial en el PRI, que por ser el partido en el gobierno cobra un especial atractivo.

Busqué donde hablaba Manlio de la candidatura presidencial de Luis Videgaray, Aurelio Nuño –quien no está en el gabinete, al menos por ahora– y Miguel Osorio, que dio pie a la cabeza principal del periódico, y no lo dice en ninguna parte.

Es decir, el titular del diario fue la pregunta, no la respuesta.

Hubiera sido interesante que Beltrones lo dijera, porque habría lanzado sobre la mesa nombres de prospectos a la candidatura priista. Era el arranque de la sucesión. Pero no lo hizo.

–¿Habrá cancha pareja para los Videgaray, los Nuño, los Osorio Chong que quieran contender?– preguntó el reportero Gómez Guzmán.

–No nos limites. En el PRI tenemos muchos cuadros valiosos, no nada más ahí. Ellos destacan pero hay muchos más– contestó Beltrones.

En la entrevista viene información relevante para leer entre líneas:
Osorio Chong no sólo se queda, sino que sigue siendo un activo para el gobierno y por tanto para el PRI. “Es una pieza fundamental del gobierno del presidente Peña Nieto. Es un político de experiencia probada, al que estaré acudiendo cuantas veces sea necesario”.

Osorio está vivo y coleando rumbo a 2018, con dos retos que definirán sus aspiraciones: la recaptura del Chapo Guzmán y, sobre todo, desenmascarar la red de complicidades que permitieron su fuga.

El entrevistado, Beltrones, nos deja ver que no recibió ninguna indicación del presidente para descartarse de la sucesión de 2018. Le dice a Gómez Guzmán que el líder del PRI, árbitro de los codazos de la sucesión, no debe ser jugador en el proceso de selección del candidato priista.

Y agrega que su tarea es garantizar piso parejo en las contiendas por candidaturas, incluido el 2018, “si ahí estoy”.

No descarta ser llamado a otra posición y desde ahí contender, dependiendo del prestigio acumulado en la elección de 12 gobernadores el próximo año.

Ahí Beltrones se pone la vara muy alta: por lo menos conservar las nueve gubernaturas que el PRI ya tiene. Si lo logra, en tiempos de crisis como los que se avecinan, Manlio seguramente será un prospecto fuerte para la candidatura priista.

Mientras tanto, nadie se mueva: “solamente buscan presidente quienes no lo tienen, y el PRI tiene a Peña Nieto”.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
PAN, fin de una era e inicio de otra
Peña Nieto, ¿fuerte o débil?
La propuesta de Silvano a AMLO