Opinión

Batres y la consulta

Gil pensó: si la tierra se atraviesa entre el Sol y la Luna ocurre un eclipse. Así ocurrió hace unas cuantas horas pues la luna se veía roja allá arriba, en la bóveda celeste. Mario de Leo, del Instituto de Astronomía de la UNAM, afirmó esto: “en ese momento (el del eclipse) es como si viéramos todos los atardeceres al mismo tiempo y por eso la luna se ve naranja, roja y pierde parte de su brillo”. Todos los atardeceres, esto le interesó a Gamés por el absolutismo de la imagen. Al parecer, Marte y la Tierra y se acercarán inopinadamente. Todo esto ocurrirá mientras Martí Batres sueña, como uno de los cochinitos, con ayudar a Morena. Otro soñaba que era rey, un cochinito, lindo y cortés, ¿o cómo era?, pero no nos desviemos.

El presidente nacional de Morena rechazó que la respuesta de la Suprema Corte de Justicia de la Nación a la solicitud de Liópez para que el instituto fije una postura y exprese si está o no de acuerdo con una consulta sobre la Reforma Energética sea falsa. Esta frase le salió larga a Gil, pero caramba, la demagogia de Liópez y Batres es una culebra sin fin. Batres es un hombre de acción e ideas, mju, por lo mismo, a veces cuando quiere pensar se mueve y cuando quiere moverse piensa, un poco, no mucho. Pues Batres dice que la Suprema Corte esperará el momento oportuno para pronunciarse, “y eso ocurrirá después de que el Senado nos dé el formato con la pregunta que se someterá a consideración de la ciudadanía para empezar a recabar firmas”.

Gamés quisiera contribuir al debate de la vida pública y aportar ideas y sugerencias para que esas preguntas para la consulta no confundan a la población. La primera: ¿Está usted de acuerdo en que México regale su petróleo a cambio de nada? Compañeros de Morena, ¿les gusta esta pregunta? Aquí va otra: ¿Está usted de acuerdo en que entreguemos el país a los Estados Unidos y que a partir de entonces nuestros hijos se llamen Steven, Ernest, Henry, Robert y otros nombres de grafía imperialista? Esta pregunta encierra su pequeño enigma pues subliminalmente golpea a la identidad nacional.

Martí Batres asegura que muy pronto reunirá dos millones de firmas, cantidad suficiente para que se abra la puerta constitucional de la consulta. La lectora y el lector lo saben, hace unos días, Liópez entregó en el Senado un aviso con su intención de una consulta sobre la Reforma Energética. No dejen de recabar firmas, sigan y sigan. Gil ve a Batres y los suyos con unas hojas blancas y plumas bic pidiendo firmas solidarias con frases dramáticas: no permitamos que se nos robe la soberanía, la dignidad, la fuerza, la esperanza, en fon.

Por los rumbos de Wikipedia, Gil buscó el nombre de Batres. La carrera de Martí ha sido meteórica. Según su nota biográfica hubo un salto cualitativo del Partido Comunista al PSUM, luego al CEU y de ahí a la Asamblea Legislativa del DF.

Luego, como cuchillo en mantequilla, entró directo al Gobierno del Distrito Federal bajo las ordenes de Liópez. Luego Marcelo Ebrard lo nombró secretario de Desarrollo Social. Se despachó con el cucharón del pozole y fue presidente del PRD en el DF y contendió con Mancera para la candidatura del jefe de gobierno del DF. Para suerte de todos lo que vivimos en esta ciudad, Martí perdió.

¿Esta trayectoria hace de Batres un político experimentado? Para que más que la verdad, no. Un operador de Liópez, sí; las manos gruesas de Liópez, también, pero no más que esto, ni menos. Batres también ha escrito libros, faltaba más, si estamos ante un intelectual de fuste y fusta. De su obra pueden destacarse dos volúmenes: Las claves de AMLO y Un proyecto distinto de nación. ¿Cómo ven los libros de Batres? Aigoeii. La verdad es que Batres es el Sartre de los rumbos de Morena. Suerte, compañero Batres, apúrese porque con Liópez no hay su tía. En verdad oz digo.

La máxima de Chamfort espetó dentro del ático: “lo único que impide a Dios mandar un segundo diluvio es que el primero fue inútil”.

Gil s’en va

Correo: gil.games@elfinanciero.com.mx

Twitter: @GilGamesX