Opinión

Batalla legal, lo que viene

       
1
   

      

Trump inhabilita a cabilderos

Ya las declaraciones, los tuits, el tono franca y abiertamente ofensivo en contra de México habían provocado los últimos días de la semana pasada reacciones múltiples de solidaridad y apoyo en la prensa internacional. Muchos al interior de Estados Unidos, pero otros tantos en Europa y Asia, calificaron la actitud de Trump de 'berrinche', 'guerra comercial innecesaria' 'políticas migratorias inefectivas y xenofóbicas', 'Trump destruye relación entre EU y México', entre otras.

Pero todo esto se publicó y difundió unas 24 horas antes de la más reciente Orden Ejecutiva que lanzó en contra de migrantes, visitantes o refugiados provenientes de siete naciones árabes (Siria, Irak, Irán, Sudán, Yemen, Libia, Somalia).

Esta medida, más allá del caos aeroportuario que provocó el fin de semana, ha causado una ola de reacciones de rechazo, condena, insulto, agravio y respuesta equivalente inmediata: Irán puso en marcha medidas semejantes contra ciudadanos estadounidenses, aunque aquellos que ya contaban con visa de trabajo podrán ingresar sin problema.

Donald Trump lanzó una primera ofensiva armada en contra de Yemen el pasado viernes, al tiempo que esta medida migratoria entró en vigor con la consiguiente confusión de agentes migratorios y aduanales que no sabían cómo imponerla.

Incluso varios senadores republicanos (John McCain, Mitch McConnel, Lindsey Graham) criticaron severamente la medida a la que calificaron como injusta y torpe.

Cuando Estados Unidos inició su confrontación con el mundo árabe desde mediados de los años 90 a partir del surgimiento y fortalecimiento de grupos extremistas radicales antiamericanos, la tensión entre el Oriente Medio y Washington se agudizó significativamente. Grupos como Al Qaeda, Al Nusra y muchos otros de menor publicidad, han cultivado y entrenado por casi dos décadas agentes terroristas contra blancos estadounidenses.

Para identificar, desmantelar y neutralizar esas organizaciones, la inteligencia americana y el Pentágono han requerido de la ayuda de aliados árabes. Originalmente, en los tiempos de la Guerra Fría, fueron los gobiernos de Arabia Saudita y de Egipto; pero los balances y contrapesos han variado mucho en la región los últimos 10 años.

Esta medida de la administración Trump que humilla y discrimina a ciudadanos de otras naciones sólo por su origen, su aspecto, o su práctica religiosa es brutalmente inhumana y de hecho de extraordinaria torpeza política, porque destruye vínculos y alianzas con el mundo árabe sin los cuales el gobierno estadounidense estaría perdido. La lucha contra el yihadismo islámico sufre un grave revés con esta medida, porque aviva y otorga argumentos a los potenciales terroristas de origen islámico.

Las protestas al interior de la Unión Americana, los residentes musulmanes que también se vieron afectados y detenidos, iniciarán en pocas semanas –algunos lo han hecho ya– procesos judiciales ante Cortes locales y federales para impugnar esta Orden Ejecutiva y derribarla en tribunales.

La batalla que viene es la jurídica, cuando la Suprema Corte de Justicia reciba docenas o cientos de demandas provenientes de alcaldes, gobernadores y senadores que rechazan la medida como discriminatoria y racista, contraria a los derechos consagrados en la Constitución.

De la misma forma que Barack Obama enfrentó la demanda de 27 estados de la Unión, que rechazaron la orden de otorgar ciudadanía a cinco millones de inmigrantes indocumentados en su territorio –lo que de hecho impidió que la orden prosperara y cumpliera su cometido–seremos testigos de cientos de movilizaciones al interior de Estados Unidos, activando protestas, registrando votantes y firmas en contra de las medidas de su presidente. Sin duda llegarán temas complejos a la Suprema Corte de Justicia, donde una vacante tendrá que ser llenada muy pronto, con alguno de los candidatos del propio Donald Trump. Por último, impulsar medidas, firmar órdenes contrarias a la Constitución, ¿pueden constituir materia para un impeachment?

Twitter: @LKourchenko

También te puede interesar:
Adiós Obama, ¡el mundo te extrañará!
Un nuevo orden
Humberto Moreira, inelegible