Opinión

Barraza, un candidatazo para Chihuahua

1
  

   

José Luis Barraza. (ilustración)

José Luis Barraza, expresidente del Consejo Coordinador Empresarial, le va a meter un susto al PRI y al PAN en las elecciones para gobernador de Chihuahua, que podría ser el segundo estado que gobierne un candidato independiente.

No se trata de un aventurero que no encontró cabida en partidos políticos y busca hacerse notar a través de la vía independiente, sino que es un empresario de toda la vida que lleva en la sangre la vocación de servicio.

Hasta ahora ha servido a su gremio, el empresarial, desde diversas trincheras. Y se apresta a buscar el apoyo de sus paisanos para gobernar Chihuahua.

Barraza mostró su valentía en 2006, cuando la moneda estaba en el aire y muchos apostaban a que el presidente sería López Obrador. Como líder de los empresarios se lanzó al ruedo para frenar la aventura populista.

Ahí Barraza se jugó todo, porque de haber perdido hoy no tendría empresas y seguramente estaría exiliado o en la calle.

El caso es que José Luis Barraza va a encontrar en Chihuahua un terreno mucho más fértil de lo que se supone para intentar ganar los comicios del 5 de junio, pues tanto el PRI como el PAN tienen debilidades evidentes.

Los priistas, si bien han dado resultado en temas de seguridad, procuración y administración de justicia en esa entidad, tienen su tendón de Aquiles en los negocios no aclarados del gobernador César Duarte.

El mandatario chihuahuense nunca ha podido dar una respuesta clara y contundente acerca de su participación accionaria en un banco local, al que se le habrían depositado cuantiosos recursos del gobierno a su cargo.

Una respuesta clara y contundente sería decir “no”, y ese “no” aún no se escucha.

Los panistas perdieron a sus líderes en Chihuahua, estado donde los tuvo a manos llenas. Se retiraron, se murieron o envejecieron. Y el panismo de la entidad quedó en manos de personas de escasa solidez ideológica, más bien dados a la aventura y a la grilla de poca monta.

Barraza podría conquistar el voto panista que se encuentra huérfano de liderazgos, y sobre todo el de una ciudadanía desencantada de los partidos políticos.

Ese descontento de amplias capas de la población, que se expresa en abstencionismo o en votar por el mal menor, tal vez se sume a Barraza con entusiasmo porque representa muy bien el perfil del hombre de trabajo y libre de ataduras con capillas partidarias.

Tiene, eso sí, un firme compromiso con la economía de mercado con responsabilidad social.

Y está lejos de ser el típico “independiente” dicharachero que se ufana de su ignorancia y de su rencor hacia los partidos que en su momento no le abrieron espacios.

Cuenta con formación, trayectoria e idea de país. Ahí viene un candidatazo. Ojo con Chihuahua.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
En Veracruz perdió Duarte; será Yunes
La extradición del 'Chapo', ¿sí o no?
Los aduladores de 'El Chapo'