Opinión

Barclays amplía presencia en México


 
Uno de los mayores bancos de inversión a escala global está ampliando su visibilidad en el mercado financiero mexicano.
 
Comienza a ser un lugar común decir que México está de moda entre los inversionistas institucionales extranjeros.
 
La frase tiene mucho de cierto e incluso hace unos días la prensa estadounidense ha definido al naciente gobierno de Enrique Peña Nieto y su capacidad de transformar al país, al destrabar las tan traídas y llevadas reformas estructurales, como el Mexican Moment (MEMO).
 
Un dato duro en ese sentido, es que en los primeros meses de 2013 ha continuado la entrada de capitales para inversiones de portafolios e incluso se calcula que la tenencia de extranjeros en bonos y otros valores ya rebasa el monto de las reservas internacionales de Banco de México, que hasta la semana pasada se ubicaban en 165,000 millones de dólares.
 
Incluso la reciente baja en la tasa de referencia del banco central, que tiene como gobernador a Agustín Carstens, no ha frenado la entrada de recursos y el tipo de cambio ha regresado a 12.50 pesos, lo que no se veía desde hace año y medio.
 
Otro indicador del MEMO es el interés de los grandes bancos de inversión por hacer negocios en tierras mexicanas. Es el caso del banco inglés Barclays, que preside aquí Raúl Martínez-Ostos.
 
El simple hecho de tener como estratega a un mexicano, demuestra que Barclays quiere ser un jugador relevante en el mercado no sólo para estructurar préstamos a corporativos o bien para el gobierno de México, sino incluso para ampliar su presencia en el mercado de valores que se ha sofisticado al lanzar ETF, CKDes y derivados, además del mercadeo en ofertas públicas de acciones y bonos.
 
Barclays quiere ser además un intermediario visible en la negociación de títulos de empresas mexicanas entre su clientela extranjera, como es el caso de América Móvil, que en los últimos días ha elevado su negociación en la Bolsa Mexicana de Valores.
 
Barclays pretende influir en el medio de los analistas y desde hace unos meses reclutó como economista en jefe a Marco Oviedo, quien estuvo hace unos años en la Secretaría de Hacienda y hasta hace poco en la coordinación de asesores de la Presidencia de la República.
 
La llegada de Oviedo se suma a las incorporaciones de otros ejecutivos con amplio conocimiento del mercado mexicano que Barclays viene haciendo desde 2011, como es el caso de Jorge Silberstein, quien fue el estratega de la privatización de Ferrocarriles Nacionales en tiempos del gobierno de Ernesto Zedillo Ponce de León, y de Santiago Cortina, quien es un referente en el negocio de derivados.
 
La firma inglesa quiere hacer sinergia con sus negocios en Estados Unidos y Canadá. Como recordará, se quedó con parte de los activos de Lehman Brothers en 2009, y lejos de tener una operación esporádica quiere participar de las grandes operaciones de financiamiento que podrían traer los cambios que tendrán sectores como el de telecomunicaciones y energía con las reformas que está empujando en el Congreso la administración de Peña Nieto.
 
La ruta del dinero
 
Sesionó ayer el Consejo Directivo de la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y la Televisión (CIRT), que preside Tristán Canales Najjar, y como era de esperarse, se abordó el tema de la reforma constitucional a telecomunicaciones y radiodifusión. La postura de los concesionarios es sumarse a los beneficios de esa iniciativa que se da en el marco del Pacto por México, y coincidieron en que los cambios en puerta serán positivos para la industria, especialmente para incentivar la competencia.
 
Y bueno, a partir de que el Congreso estará abierto a escuchar todas las propuestas, la CIRT acordó solicitar que haya reciprocidad en el tema de inversión extranjera en radiodifusión y respecto del proyecto de licitación de dos nuevas cadenas de televisión, se pronunció porque una de ellas no sea nacional, sino que se liciten varias estaciones regionales, de manera que los radiodifusores de todo el país tengan posibilidad de participar, y además la ciudadanía cuente con opciones de televisión con contenidos locales y regionales que enriquecerían la oferta de contenidos de la pantalla chica...
 
Como lo adelantamos, anoche Rodrigo Alpízar Vallejo se convirtió en el nuevo presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), puesto que ocupará hasta marzo de 2014. La votación obtenida por Alpízar fue de 86 votos a favor por parte de los 12 sectores y 94 ramas que integran al organismo, mientras que su más cercano contendiente, Víctor López Bolaños, alcanzó 56 sufragios. Además, por parte de las 80 delegaciones. Alpízar llega a mover muchas cosas y se sabe que ya solicitó audiencia con el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo... Buenas noticias para el Boeing 787 Dreamliner.
 
La autoridad aeronáutica estadounidense (FAA) permitió realizar ensayos en tierra y en vuelo con las nuevas baterías de ion litio que solucionarían los problemas presentados en este equipo a principios de año. Las pruebas se harán en dos aviones antes de que pueda reanudar sus viajes comerciales. Como sabe, Aeroméxico, que lleva Andrés Conesa, tiene pedidos de estos modernos 19 equipos, además del avión presidencial que sustituirá al antiguo Boeing 757 actualmente en operación.
 
rvarela@elfinanciero.com.mx