Opinión

Banxico y la elección
de 2018

 
1
 

 

Banxico

En la minuta sobre la reunión de política monetaria del pasado 22 de junio es evidente la división de opiniones entre los integrantes de la Junta de Gobierno del Banco de México sobre dos temas, adicionales a la decisión de incrementar la tasa de interés de referencia en 25 puntos base, a 7.0 por ciento, respecto a la que un miembro votó por mantenerla sin cambio.

Uno es el balance de riesgos para la inflación, pues si bien la mayoría coincidió en que es neutral, 'algunos integrantes' de la Junta de Gobierno opinaron que mantiene un sesgo al alza.

El otro punto de divergencia es sobre la posibilidad de hacer una pausa monetaria o de poner fin al ciclo de alzas de la tasa del Banxico, que ha subido 400 puntos base desde diciembre de 2015.

Si bien 'la mayoría' de los miembros de la Junta apuntó que se podría hacer una pausa en el ciclo alcista, hay diferencias respecto a la conveniencia de hacerlo.

De acuerdo con la minuta, un integrante planteó que todavía no está en posibilidad de evaluar con certeza el momento en que pueda finalizar el ciclo de alzas de la tasa.

Más aun, advirtió de que un mensaje prematuro sobre el fin del ciclo alcista podría generar la impresión de que el Banxico está dispuesto a aceptar una tasa de inflación mayor, con los consecuentes “riesgos para su credibilidad” y la economía.

La mayoría cree que podría estar cerca el fin del ciclo de alzas de las tasas, pero hay dos miembros de la Junta que opinan lo contrario, dijo Alonso Cervera, economista en jefe para América Latina de Credit Suisse:

“Uno expuso que era tal vez prematuro y podría ser dañino para la credibilidad del Banxico declarar victoria y el fin de este ciclo, y otro planteó que había que mantener los diferenciales con las tasas de la Reserva Federal (de Estados Unidos) y, de ser necesario, inclusive ampliarlos”.

El consenso de analistas en el mercado estima que la tasa de interés cerrará el año en 7.0 por ciento y anticipa que el Banxico la recortará en 25 puntos base en junio de 2018, según la encuesta quincenal de Citibanamex sobre expectativas.

Cervera no anticipa un recorte de la tasa sino hasta después de las elecciones presidenciales, que serán el 1 de julio de 2018, por lo que “sería prudente esperar a ver cómo pasan y cuál es el resultado, y empezar a contemplar bajas hacia la segunda mitad del año”.

La razón es que se espera una 'elección muy reñida', y ante una contienda 'competida e incierta' se incrementarán la incertidumbre y la volatilidad en los mercados financieros mexicanos.

Con Cervera coincide Ernesto O’Farrill, presidente de Bursamétrica, quien dice que “muy probablemente las tasas no puedan bajar hasta pasadas las elecciones, y depende quién gane, porque a lo mejor las tienen que volver a subir”.

En la minuta del Banxico se hace referencia al ciclo electoral en México de 2018 como uno de los factores de riesgo para los mercados.

La incertidumbre sobre el proceso electoral se incrementará, sobre todo si en las encuestas de intención de voto Andrés Manuel López Obrador se despega de los demás presidenciables.

Así, será también la elección del Banxico para decidir el futuro de su tasa de interés.

Correo:
vpiz@elfinanciero.com.mx

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
​Banca, ¿negocio de ladrillos?
Amenaza a la competitividad fiscal
¿Por qué la  IP quiere un consejo fiscal?