Opinión

Banxico con postura más “dovish” pero sin señales de recorte

Sin duda, la minuta de la reunión de política monetaria correspondiente al 21 de marzo resultó más interesante de lo que esperaba. El tono fue indudablemente más “dovish” que lo que pude interpretar del comunicado inicial. No obstante, Banxico se lee renuente a alimentar la expectativa de que un recorte en la tasa de fondeo sea inminente, al menos desde mi lectura.

Muy interesante. En el comunicado inicial leímos que “el balance de riesgos para el crecimiento de la actividad económica no ha mejorado de manera notoria”, lo que traduje directamente como una mejoría en el margen sobre dicho balance. No obstante, en la minuta se mencionó de manera explícita que en el margen el balance de riesgos para el crecimiento en el corto plazo se había deteriorado (mejorado para el mediano plazo).

Igualmente interesante, aunque sin significar una sorpresa, la mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno compartieron la necesidad de revisar a la baja la perspectiva de crecimiento económico de Banxico, actualmente ubicada en un rango de 3 a 4 por ciento. No se presentó alguna pista de su nueva ubicación, posiblemente tendremos que esperar al Informe Trimestral de Inflación del 9 de mayo. Sin embargo, a manera de referencia, la encuesta Banamex de expectativas ubicó al pronóstico de avance económico para este año en 3.2 por ciento, desde un máximo de 4.0 por ciento en julio del 2013.

Adicionalmente, al interior de la minuta se confirmó una mejoría en el balance de riesgos sobre la inflación, en un contexto donde la inflación ha descendido sin presentar signos de contaminación en la formación de precios y expectativas derivada de los cambios fiscales de este año.

Tomando en cuenta lo anterior, la minuta no mostró un debate respecto a las opciones de política monetaria. En cambio, se mencionaron en varias ocasiones puntos relacionados con los retos y riesgos de la normalización de la política monetaria de la Fed. Esto, desde mi punto de vista, podría entenderse como un matiz al enfoque “dovish”. Es decir, la normalización en EUA apunta hacia tasas más altas (tanto de corto como de largo plazos) no más bajas.

Así, el reto para Banxico es navegar con una mira puesta en el desempeño inflacionario local, incluyendo sus determinantes por el lado del crecimiento económico, y otra enfocada en el sesgo de política monetaria del otro lado de la frontera norte. Esto último, con potenciales efectos sobre el tipo de cambio (peso-dólar) que podrían derivar en la necesidad de elevar la tasa de referencia a nivel local.

En esta línea contextualizamos los comentarios de un miembro de la Junta de Gobierno de Banxico que, en la minuta, elaboró sobre el dilema por el que atraviesa la comunicación de Banxico. Por una parte, explicó, se encuentra la posibilidad de “trasmitir un lenguaje más laxo ante la debilidad de la actividad económica”, mientras que por otro se presenta la necesidad de “cuidar la parte corta de la curva de rendimientos”.

Agregó que dicho dilema se complica en el contexto de un eventual aplanamiento de la curva de rendimientos en EUA –se pude suponer que se refiere al movimiento que podría presentarse ante el incremento en la sección corta de tal curva en la antesala de la normalización de la tasa efectiva de la Fed.

Así, el contenido de la minuta de Banxico parece no pretender que los agentes en el mercado comiencen a descontar la posibilidad de un recorte en el los meses próximos sino, desde mi punto de vista, reconocer el cambiante contexto macroeconómico local al tiempo que se subrayan los retos que imponen las consideraciones de política monetaria relativa con EUA para los siguientes meses.

Tomando todo lo anterior en cuenta, creo que las probabilidades siguen del lado de un banco central que podría optar por no modificar la tasa de fondeo (actualmente en 3.50 por ciento) sino hasta mediados del 2015 –a manera de acompañamiento de la normalización de la Fed y en reconocimiento de la mejoría en la brecha de producto local-, al alza.

*Subdirector de estudios macroeconómicos y de mercados en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

Twitter: @joelvirgen