Opinión

Banco Wal-Mart duda de seguir adelante

¿Qué hacer con un banco que no logra obtener ganancias desde su inicio, mientras sus competidores en el mismo rubro alcanzaron ya el punto de equilibrio y registran utilidades?

Eso mismo se preguntan al interior de Banco Wal-Mart, que desde que inició operaciones ha registrado resultados netos negativos, sin ver una luz en el camino.

En su arranque, en 2007, la institución tenía la expectativa de crecer rápidamente al contar con la base de sus tiendas, tal como hizo Elektra con Banco Azteca y después Famsa y Coppel, que igual que ellos, nacieron en plena crisis internacional, pero es algo que simplemente no ha sucedido.

A diferencia de los otros bancos-tiendas, como Famsa y Coppel, que ya otorgaban crédito, el experimento en Wal-Mart indica que falló y hoy se encuentran en pleno análisis de cuál será el futuro del banco.

Desde hace unas semanas el consejo del banco analiza con más intensidad qué deben hacer, por lo que han buscado asesorarse con dos grandes consultoras internacionales para que lleven a cabo una “revisión estratégica de su negocio”.

En el sector bancario este tema ha provocado, incluso, que ya existan interesados en la licencia de Wal-Mart, pero cuando le preguntan al banco éste no ha respondido nada, pues quienes participan en el proceso de definir el futuro de la institución dicen que aún no está nada decidido.

Hace unas semanas, el español José María Urquiza, se despidió afectuosamente de sus colegas del gremio; él estuvo cinco años al frente del banco, por lo que su relevo –dicen- será una pieza clave y determinante para saber qué pasará con el banco; es decir, si le siguen apostando a que un día dejarán de tener pérdidas y continúan en operación, lo venden y recuperan algo de lo invertido, incrementan su alianza con BBVA Bancomer, o cierran, opción poco viable pero todavía no descartada.

Mientras unos analizan cuál es su futuro en México, otros buscan precisamente el tener un banco en nuestro país. Los brasileños Bradesco e Itaú ven el mercado mexicano con interés, ambos ya operan aquí con tarjetas de crédito.

Directivos de Bradesco han tenido ya algunas reuniones con autoridades y otros bancos para conocer más de cerca cómo está el negocio en nuestro país, sin tener nada definido, ya que el solicitar una licencia significará alrededor de dos años en trámites. El camino más corto sería la compra de un banco ya en operación. Mientras se deciden, operan las tarjetas de crédito de las tiendas C&A. Y los que de plano tendrán que esperar un poco más será la sociedad financiera popular, conocida como Caja Libertad, que buscaba convertirse en Banco Libertad, pues luego de que el ahora expresidente del consejo de administración, Martin Díaz, renunció al cargo al estar ligado a la empresa Oceanografía, las autoridades serán más estrictas con ellos.

Para todos, la moneda está en el aire.

Twiiter: @JLeyvaReus