Opinión

El futuro del Inegi
sin Eduardo Sojo

 
1
 

 

sojo

La ratificación de Agustín Carstens como gobernador del Banco de México (Banxico) para un segundo periodo de seis años a partir de enero de 2016 fue una noticia positiva para los mercados financieros nacionales.

Carstens no sólo es competente, sino que garantiza independencia en la conducción de la política monetaria a favor de la estabilidad de precios en el país, que es el mandato prioritario del Banco Central.

Los resultados en esa materia ya son satisfactorios, pues en los últimos meses la inflación estableció nuevos mínimos históricos y, según las expectativas del Banxico, cerrará el año por debajo de 3.0 por ciento.

El caso anterior es el mejor ejemplo de que los organismos autónomos pueden tener resultados exitosos cuando existe un compromiso institucional con sus objetivos prioritarios.

Pronto, la institución encargada de producir y difundir la información estadística y geográfica en México experimentará un proceso de transición en su Junta de Gobierno.

No es menor que sea el Inegi, cuyos datos y mediciones cumplen con las mejores prácticas y lineamientos internacionales de organismos como el FMI, la OCDE, el Banco Mundial y la ONU.

Las metodologías utilizadas en la medición del Índice Nacional de Precios al Consumidor o en el cálculo del PIB son garantía de que la inflación o el crecimiento económico, entre otras variables, no tienen un sesgo al alza o a la baja.

La Junta de Gobierno del Inegi se integra por cinco miembros, uno de los cuales funge como presidente y los otros cuatro como vicepresidentes, que son designados por el titular del Ejecutivo y aprobados por el Senado de la República.

Su presidente, Eduardo Sojo, concluye su periodo de seis años el próximo 31 de diciembre. Antes cumplió un periodo de un año y cuatro meses como primer presidente del Inegi autónomo.

La Ley del Sistema Nacional de Información Estadística y Geográfica establece que los miembros de la Junta de Gobierno podrán ser designados para ocupar el cargo hasta por dos ocasiones.

Esa es la razón por la que Sojo ya no puede ser designado para otro periodo.

Lo que procede es que el presidente Enrique Peña someta a consideración del Senado el nombramiento de quien encabezará el Inegi por un periodo de seis años a partir del 1 de enero de 2016.

Si el 31 de diciembre aún no hay designación o el nombramiento no ha sido aprobado por el Senado o, en su caso, por la Comisión Permanente, la Junta de Gobierno será presidida de manera interina por el integrante con mayor antigüedad en el cargo.

En ese caso, por Mario Palma, vicepresidente del Subsistema de Información de Gobierno, Seguridad Pública e Impartición de Justicia.

Lo importante es darle continuidad a la labor de producir y difundir información estadística y geográfica con transparencia y oportunidad, como lo hace el Inegi, que es un activo de gran valor para el país como el Banxico.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
El peligroso crecimiento de la deuda pública
En juego, la credibilidad de la Fed
México, en una crisis de pérdida de confianza