Opinión

Balance de tres años

 
1
 

 

NAICM

Hace unos días, el primero de diciembre, se cumplieron tres años de gobierno del señor presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto. Tengo el orgullo y la satisfacción de formar parte de un gobierno que en poco tiempo ha puesto a México en la importante ruta de la transformación para enfrentar en mejores condiciones los retos del siglo XXI y elevar el bienestar y calidad de vida de los mexicanos. Grandes avances se han logrado principalmente como resultado de la implementación de las 13 reformas estructurales, muchas de ellas esperadas durante décadas. Los resultados están a la vista. Aquí un breve balance.

En los últimos 33 meses la inversión extranjera directa ha registrado niveles históricos: más de 91 mil millones de dólares. México es el primer productor de automóviles de América Latina y el cuarto del mundo, así como el cuarto destino mundial de inversiones de manufactura aeroespacial, además de su reconocido liderazgo en manufactura electrónica. Se trata de indicadores que reafirman la relevancia que está tomando nuestro país en la economía mundial.

En tres años se han creado más de 1.9 millones de empleos formales, superando los de las últimas cinco administraciones en igual periodo; la tasa de desempleo es la más baja desde 2008. Hoy México tiene la menor inflación en su historia, en el mes de noviembre la tasa anual fue de 2.21 por ciento. El consumo crece a tasas superiores al 9.8 por ciento y los ingresos fiscales se han fortalecido, dependiendo menos del ingreso petrolero.

El campo mexicano ha recobrado su vocación productiva e impulso al crecimiento económico, exportando en 2014 más de 12 mil millones de dólares, 12 por ciento más que en 2012. En cuanto a la industria turística, México ha recuperado su destacado lugar entre los diez países más visitados por el turismo en el mundo.

Por lo que se refiere al sector comunicaciones y transportes, al inicio de esta Administración se presentó el Programa Nacional de Infraestructura, hoja de ruta de la SCT para hacer de México una plataforma logística global de alto valor agregado, lo que significa que nuestro país tenga una infraestructura de movilidad y conectividad que no sólo nos acerque a las ciudades y poblados, sino también a los mercados que consumen nuestra producción nacional a fin de lograr mayor competitividad y productividad, para que nuestra economía crezca, generando más y mejores empleos.

En la consecución de esta meta, la SCT ha logrado significativos avances en sólo tres años. Considerando que el 81 por ciento del valor de la producción nacional circula por autopistas y carreteras, resulta indispensable mejorar sustancialmente la conectividad interna y hacia nuestras fronteras. Por ello, este mes de diciembre se habrán concluido 20 de las 52 nuevas autopistas programadas, así como construido y modernizado 53 de las 80 carreteras federales comprometidas. En tres años hemos construido y modernizado cerca de 18 mil kilómetros de autopistas, carreteras y caminos alimentadores.

El ferrocarril de carga es, sin duda, una infraestructura eficiente de menor costo y alta capacidad para movilizar nuestra producción. Para contar con ferrocarriles de carga más rápidos y seguros se ha realizado una inversión público-privada de más de 22 mil millones de pesos. Hemos concluido la nueva terminal de Durango y el cruce binacional Matamoros-Brownsville. En los últimos dos años la carga movilizada se incrementó un 8.3 por ciento al pasar de 55 a 60 millones de toneladas, sin incremento en las tarifas, las cuales de acuerdo a la OCDE son consideradas las más bajas de América Latina.

Los ciudadanos son, sin duda, el objetivo esencial y central de las políticas de los gobiernos. El perder varios años de vida transportándonos a nuestro trabajo o domicilio nos resta productividad y calidad de vida. Por tal motivo, este gobierno ha relanzado los trenes de pasajeros como una alternativa de transporte moderno, accesible en precio y sustentable. Actualmente los trenes México-Toluca y el eléctrico de la zona metropolitana de Guadalajara cuentan con avances significativos en la adquisición del derecho de vía y en la obra civil con 20 y 30 por ciento respectivamente. Ambas obras iniciarán operaciones en la presente Administración, de acuerdo a lo programado. En tanto, la Línea 3 del Metro de Monterrey, Nuevo León, registra un avance del 70 por ciento y está programada para concluirse el próximo año.

Hoy 80 por ciento del comercio mundial se mueve por mar. Al inicio del actual gobierno nuestros puertos se encontraban saturados, sin capacidad portuaria nuestro comercio internacional se frenaría, los mercados se alejarían y una de nuestras importantes plataformas para importar y exportar productos se desaprovecharía. Por ello, ampliamos y modernizamos con celeridad la infraestructura portuaria para duplicar su capacidad operativa; a la fecha la hemos incrementado de 260 a 370 millones de toneladas de carga anuales. Destaca la conclusión de importantes obras como las nuevas terminales de contenedores en los puertos de Manzanillo y Lázaro Cárdenas, los cuales continúan ampliándose. Además, estamos construyendo dos nuevos puertos, el de Veracruz que registra un avance de acuerdo a lo programado y el de Tuxpan que ya se concluye en enero próximo y se convierte en el puerto más cercano a la Capital del país y la zona metropolitana.

Sin conectividad aérea perderíamos contacto turístico, comercial y de negocios con el mundo. Es por ello que ampliamos los aeropuertos de Cancún, Acapulco, Tijuana, Guadalajara, Monterrey y la Sala 75 del aeropuerto de la Ciudad de México, entre otros. Con el apoyo de importantes inversiones público-privadas, el transporte de pasajeros creció 18 por ciento al pasar de 55 a 65 millones de traslados anuales y 8.3 por ciento el de carga, pasando de 55 a 60 millones de toneladas al año. En promedio las tarifas no se han incrementado durante la actual administración, abonando a la competitividad de este importante sector.

Aunado a lo anterior, se construye la obra de infraestructura más importante en las últimas décadas del país. El Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) resolverá de manera definitiva los problemas de saturación del actual aeropuerto capitalino, para lo cual se contrataron a las mejores firmas internacionales.

A poco más de un año de que el presidente Peña Nieto anunció el proyecto que marcará un antes y un después en la historia de las grandes obras de infraestructura en México, hemos pasado de la etapa de planeación y diseño, a la de ejecución. Se han dado a conocer los 21 paquetes de licitación de las obras que componen la infraestructura aeroportuaria; el presupuesto está garantizado, en octubre se firmó un crédito por tres mil millones de dólares con prestigiadas instituciones financieras internacionales, y se han iniciado las obras conforme a lo programado: barda perimetral, caminos de acceso, nivelación y desazolve. De manera paralela, se realizan importantes obras hidráulicas para evitar las inundaciones que año con año se presentan en la zona oriente del Valle de México, incrementar el suministro de agua potable e instalar plantas tratadoras de agua, entre otras.

Sin un sistema eficiente de telecomunicaciones, simplemente nos desconectaríamos del mundo y de nosotros mismos. Es por ello que merece mención especial la reforma constitucional de telecomunicaciones. Los beneficios son tangibles y con impacto positivo en el bolsillo de los mexicanos. Ha comenzado a percibirse el cumplimiento de los objetivos de la reforma: más competencia, mejores servicios, más inversión y menores precios.

Se redujeron los costos en telefonía: el servicio de telefonía móvil menos 28 por ciento; el de larga distancia internacional menos 40.7 por ciento y se eliminó al 100 por ciento el cobro de larga distancia nacional. Todo lo cual representó un ahorro de 19 mil millones de pesos. Al respecto, el Banco de México ha declarado que la implementación de la reforma de telecomunicaciones ha sido un importante factor en la baja histórica de la inflación que registra el país. En tanto, de 2012 a 2014 la penetración de banda ancha móvil se duplicó al llegar a 45 suscriptores por cada 100 habitantes.

Es de hacer notar que la reforma de telecomunicaciones ha atraído inversiones nacionales e internacionales cercanas a los 15 mil millones de dólares.

Con el programa México Conectado estamos cerrando la brecha digital; al 31 de diciembre se tendrán conectados 85 mil sitios públicos con internet de banda ancha y contratados 15 mil más para llegar a 100 mil sitios públicos. Por lo que se refiere al Programa de Transición a la Televisión Digital Terrestre, uno de los programas tecnológicos de inclusión social más importante del mundo, cuyo objetivo es llevar a millones de hogares de escasos recursos las ventajas de la televisión digital, el próximo 17 de diciembre quedará liberada la banda de 700 MHz, principal objetivo del apagón analógico, y el próximo día 20 se habrán entregado 9.7 millones de televisores, con lo que se cubre el padrón que Sedesol nos ha dado a conocer.

Las frecuencias correspondientes a la banda de 700 MHz se destinarán a una red compartida de servicios móviles que permitirá que el internet y la telefonía móvil lleguen a millones de mexicanos con una mejor calidad, incluyendo aquellos sitios en los que no se cuenta con el servicio.

Estos avances en telecomunicaciones se ven ya reflejados en indicadores internacionales. Por ejemplo, México pasó del lugar 93 al cuarto en el Índice de Accesibilidad a la Conectividad, del Foro Económico Mundial. En tanto que la OCDE reconoce que la regulación mexicana en telecomunicaciones es menos restrictiva que el promedio de los países de esa organización.

Por otra parte, destaca el lanzamiento de los satélites Bicentenario y Morelos 3, los cuales complementan el Sistema satelital Mexsat para apoyar a las instituciones del gobierno de la República en las actividades de cobertura social, seguridad nacional y protección civil.

Estos son sólo algunos avances e indicadores que señalan que vamos en la ruta correcta. Sin duda falta camino por recorrer, pero también muchos resultados positivos que cosechar, como ya lo estamos viendo.

En tan sólo tres años hemos dado importantes pasos, como corresponde a la gran nación que es México y al potencial que posee para dar bienestar a sus ciudadanos, lo cual nos motiva a seguir adelante con renovada energía porque lo mejor aún está por venir.

* El autor es secretario de Comunicaciones y Transportes.

Twitter: @gruizesp

También te puede interesar:
Infraestructura, sinónimo de desarrollo
México, el camino al desarrollo logístico
Convirtiendo a México en una plataforma