Opinión

Bajío industrial, con todo

 
1
 

 

INDUSTRIA

La conformación de clusters automotrices a partir de la llegada de las firmas Toyota y BMW hizo factible que corredores inmobiliarios industriales como Guanajuato y San Luis Potosí lograran registrar sus mejores números en todo el año.

El tema no es menor si se considera que estas entidades, parte relevante de la región del Bajío, siguen alimentando la rentabilidad de parques industriales y alientan la edificación de nuevas fases.

El equipo de Lyman Daniels en CBRE, identificó al cierre del año pasado más de 1.3 millones de metros cuadrados que se integraron al inventario en la región que cuenta con 7.5 millones de metros cuadrados, dinámica que se incrementó de manera anual 21 por ciento.

El hecho importa porque lejos de que fue un año dinámico, la actividad fue récord a pesar de la incorporación de 329 mil metros cuadrados al inventario, proporción que redujo a 6.2 por ciento la tasa de disponibilidad.

Así lograron registrarse operaciones como los 60 mil metros cuadrados que arrendó Neoaluminio en Parque Industrial Opción y los 18 mil 54 metros cuadrados de Mecaplast en Santa Fe-Puerto Interior, ambos en Guanajuato.

En el caso de San Luis Potosí llegaron Continental Automotive y Plastic Omnium a Colinas de San Luis y Logistik Industrial Park, en cada caso.

El pronóstico, realizado en tiempos de volatilidad cambiaria, es de llamar la atención. CBRE estima que este año la actividad se mantenga, debido al soporte que está generando otro negocio, es el caso de la industria aeroespacial, además de proveedores del sector manufacturero y logístico.

Si bien, el crecimiento industrial en el Bajío se mantuvo y le ubicó con el mejor resultado a nivel nacional, sólo Guanajuato y San Luis Potosí, aportaron 70 por ciento de los números de absorción en la región. En materia de precios, en la región se registran precios promedio por metro cuadrado de arrendamiento mensual de 4.08 dólares.

Incluso, se espera que en Guanajuato los precios continúen al alza, dada la demanda y construcción de nuevos proyectos industriales como Marabis y Advance Real Estate ubicados en Guanajuato y Querétaro.

Otra característica es que si bien existe un mercado especulativo, esos corredores se caracterizan por una demanda de espacios industriales a la medida (build to suit), situación que permite diagnosticar tiempos positivos en medio de la incertidumbre que se mantiene en el entorno macroeconómico.

A la caída en los precios del petróleo, la volatilidad cambiaria y el aumento en las tasas de interés, habrá que sumar los pronósticos de menor crecimiento económico.

No obstante, como ya lo hemos mencionado, 2016 se mantendrá como un año de posibilidades para quienes sepan prever cómo crecer en función del movimiento que viene en el actual momento del ciclo inmobiliario.

Twitter:@claudiaolguinmx

También te puede interesar:

Sam Zell

Entorno inmobiliario para 2016

La otra realidad