Opinión

Ayotzinapa, el segundo nivel

La confirmación, por parte de la Universidad de Innsbruck, de que algunos de los restos óseos encontrados en el basurero de Cocula corresponden a uno de los 43 normalistas desaparecidos, parece confirmar la tesis de la Procuraduría General de la República (PGR).

A partir de este hecho –y a la espera de que la propia universidad entregue otros resultados-, el conflicto entrará a una nueva fase.

Porque por más que se diga que “la búsqueda continuará’’, entre las autoridades federales existe la certeza de que la información proporcionada por varios de los detenidos por el secuestro y desaparición del grupo fue realmente lo que sucedió.

Desde que el procurador Jesús Murillo informó el avance de la investigación, no había vuelto a salir a los medios, hasta ayer, para dar a conocer la información recibida de Innsbruck.

Pero también para reiterar la tesis sobre el homicidio y desaparición de los 43 en el basurero de Cocula, tesis que se ha intentado descalificar por todos los medios.

El dictamen de la prestigiosa universidad austriaca da la razón a Murillo, por el momento, pero también generará presiones mayores para el gobierno federal.

Porque si bien es cierto que se ha identificado a uno de los 43, las evidencias que fueron mandadas a Austria no serán suficientes para identificarlos a todos; el propio Murillo lo había advertido al relatar que lo único que se había encontrado en las bolsas era ceniza.

Murillo informó de la captura de más de 80 probables responsables ligados al caso, entre ellos a los autores materiales e intelectuales, pero ello no será suficiente para aplacar el reclamo y la ira de los padres de los desaparecidos.

A ver hasta dónde llega está segunda etapa del lamentable suceso.

* * * *
Hoy inicia en Veracruz la XXIV Cumbre Iberoamericana, con la presencia confirmada de 22 --de 24-- jefes de Estado y de Gobierno.

La cumbre, cuya cesión a México fue considera en su momento como un éxito, llega justo cuando el país pasa por una crisis político-social que ha enviado a un segundo lugar las reformas del presidente Enrique Peña.

¿Habrá expresiones de solidaridad con el mandatario mexicano o los visitantes harán como que no ven y no oyen? Ya ven lo que le pasó al uruguayo José Mújica.

* * * *
El viernes pasado, en este espacio se publicó que el Partido Verde de México había entregado un reconocimiento –que no premio–, a Greenpeace.

La oficina de la ONG en México, envió un comunicado en el que niega haber recibido un reconocimiento del partido político.

“Lo que Greenpeace recibió ayer fue un reconocimiento como ONG Climática del Año otorgado por la web de análisis Respondiendo al Cambio Climático (RTCC, por sus siglas en inglés), la cual se especializa en proveer información sobre los acontecimientos más relevantes en torno a los desarrollos y esfuerzos por reducir las emisiones de carbono’’, precisa.

Este reconocimiento, explica Greenpeace México en su comunicado, se entrega luego de que un panel de 10 expertos independientes valoran rubros como logros, innovación y excelencia.

El diputado Arturo Escobar y Vega fue elegido para entregar físicamente ese reconocimiento, que fue difundido, dice Greenpeace, “mañosamente’’ por el partido como propio.

Para que usted norme su criterio, anexamos una foto de la página web en donde se da cuenta de la entrega del reconocimiento.

Twitter: @adriantrejo

1
 

 

Partido Verde-Greenpeace