La evolución de Löw
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La evolución de Löw

COMPARTIR

···

La evolución de Löw

15/06/2018
logo COPA MUNDIAL
RUSIA 2018

Que Alemania haya perdido con Austria y ganado a Arabia Saudita por 2-1 no significa que México tiene mayores posibilidades de vencer por primera vez al campeón del mundo vigente en partido oficial.

Para el Mundial de Brasil 2014 Joachim Löw tomó como base de su equipo a los jugadores del Bayern München que conquistaron la Champions League en la temporada 2013-2014. Poco más de un año después de levantar la Orejona, Manuel Neuer, Philipp Lahm, Jerome Boateng, Bastian Schweinsteiger y Thomas Müller alzaron la Copa del Mundo con la Mannschaft tras ser titulares en la final ante Argentina.

El estratega implementó una dinámica de buen control y posesión del balón, pero preponderando los disparos a portería, cuya precisión fue de más del 50% en todos sus encuentros.

El posterior retiro de algunas figuras como Lahm no mermó el trabajo de Löw, quien encontró a los sustitutos pronto, pero para la Euro 2016 los empachó de pelota.

Previo a la justa continental alabó las formas que implementó Pep Guardiola con el Bayern (2013-16), las cuales lo inspiraron y replicó con la Selección: Alemania tuvo el balón en sus pies 30% más del tiempo que Francia en el encuentro en que los galos eliminaron a los teutones en semifinales.

Vino la autocrítica, el análisis y se fortaleció el proyecto en la Copa Confederaciones Rusia 2017. Para alzar uno de los pocos trofeos que le faltaban, la maquinaria alemana dio muestra de su poder y efectividad, especialmente en la semifinal ante México, al cederle el dominio del balón (58%), pero con una contundencia descomunal: 4 de 7 disparos a portería fueron gol.

Pese a cambios generacionales y del estilo clásico de juego de Alemania, a punto de cumplir 12 años como responsable del banquillo, Joachim Löw ha calificado a su Selección entre las cuatro mejores en los seis grandes torneos disputados hasta ahora: Euro 2008, subcampeón; Mundial 2010, tercero; Euro 2012; tercero; Mundial 2014, campeón; Euro 2016, tercero; Copa Confederaciones 2017, campeón.

Un mal augurio para México. El barroquismo y la ineficiencia se conjuntaron nuevamente ante Austria y Arabia Saudita, y ahí el resultado, a tiempo para corregir. Partidos amistosos, al fin, que cumplieron con el objetivo de afinar detalles, no de representar mayores oportunidades de experimentación.

El domingo, mucha suerte al primer rival del campeón del mundo al que algunos medios alemanes se refirieron como de Centroamérica (sic).

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.