Opinión

Avanzan PRI y PAN leyes secundarias en materia energética

El gobierno federal y los representantes del PAN y el PRI han avanzado en la redacción de 7 de las 13 leyes secundarias a la reforma constitucional en materia energética.

El avance registrado hasta ayer permite a los negociadores tener la certeza de que los trabajos concluirán a mitad del próximo mes, lo que le da al Congreso mes y medio para la discusión y aprobación de estas leyes secundarias.

Y aunque el PAN participa de la negociación, su fracción en la Cámara de Diputados redacta sus propias iniciativas que podrían no ser presentadas en el caso de empatar ampliamente con las que se presenten por parte del PRI-gobierno.

La propuesta del PAN -que no es mal vista por el PRI-, es que TODAS las empresas que deseen participar en el sector energético se constituyan como 100 por ciento mexicanas sin la necesidad de excluir la inversión extranjera.

Esto es, aunque el capital de las empresas sea 100 por ciento foráneo, las empresas deberán constituirse mexicanas y pagar impuestos en el país.

Ya veremos.

****

De chivo los tamales

Se supone que a partir del martes próximo, el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados será José González Morfín, por un acuerdo tomado en agosto pasado por el coordinador de los diputados panistas José Luis Villarreal.

Pero hasta ayer, ni Villarreal ni Gustavo Madero habían comunicado a la Junta de Coordinación Política el cambio del presidente de la Mesa, lo que hace sospechar que, como dice un clásico, al michoacano González Morfín “le querían hacer de chivo los tamales’’. ¡Ah que los panistas!

****

No se hagan bolas.

Los cambios que se hicieron en el Senado a la ley que reglamenta la consulta, no ponen en riesgo la reforma energética, por más que los perredistas insistan en tener la razón jurídica e histórica.

Lo que se acordó es que la Suprema Corte de Justicia de la Nación decida qué temas son sujetos de la consulta, pero NO se modificaron los asuntos establecidos en la Constitución que NO pueden ser objeto de consulta:

La restricción de los derechos humanos consagrados en la Constitución; la materia electoral, los ingresos y gastos del Estado, la seguridad nacional y la organización, funcionamiento y disciplina de las fuerzas armadas. Y como la reforma energética tiene que ver con los ingresos y gastos del Estado, está blindada.

A menos que la corte diga otra cosa.