Opinión

Avanza negociación de reforma energética


 
El avance de la negociación de la reforma energética, o mejor dicho, del predictamen de dicha reforma, es tal que los coordinadores parlamentarios del PAN y el PRI en el Senado dan por sentado que se aprobará incluso antes de que concluya el actual periodo ordinario de sesiones, el 15 de diciembre.
 
 
La reforma ha sido encargada al presidente de Comisión de Energía, el priista David Penchyna Grub, que se ha afanado en sacar la encomienda de la que depende su futuro político.
 
 
Penchyna, al igual que Omar Fayad, también senador, aspiran a la gubernatura de Hidalgo y desde sus respectivos espacios de poder hacen lo que pueden para congraciarse con “el señor de las decisiones’’.
 
 
Como sea, Penchyna hizo una gira por varios países que han modernizado su industria petrolera para conocer sus procesos y el resultado final.
 
 
También realizó un foro –desangelado por cierto-, en el Senado de la República para escuchar las propuestas de los especialistas en la materia; el foro fue desdeñado por el PRD porque, acusó su coordinador Miguel Barbosa, se privilegió a los ponentes que hablaron sólo a favor del proyecto presidencial de cambio.
 
 
El PRD hizo entonces su propio foro al que invitaron, desde luego, a personajes en contra de la reforma energética; ambos eventos, el del PRI y el del PRD, fueron inaugurados por Cuauhtémoc Cárdenas.
 
 
La negociación ha caminado, medio en penumbras para no afectar los acuerdos de la reforma política, y sólo se espera que la segunda sea enviada a Comisiones –probablemente el jueves próximo–, para airear la negociación de la energética.
 
 
Lo interesante de la negociación estriba en el hecho de saber si el gobierno acepta o no hacer más agresiva su propuesta de reforma energética, como demanda el PAN, o si el blanquiazul se da por bien servido con lo obtenido en la reforma política para apoyar sin complejos los cambios a la Constitución en materia de energía propuestos por el presidente Enrique Peña Nieto.
 
 
****
 
 
No se vaya con la finta.
 
 
Los diputados aprobaron ayer la reforma al Ifai con la que son sujetos obligados a la transparencia todos los organismos, incluidos partidos políticos, empresas y sindicatos, que reciben dinero público.
 
 
En el caso de los sindicatos, la reforma remite sus obligaciones de transparencia a lo que dicta la Ley Federal del Trabajo, reformada a principio de año.
 
 
El problema es que legalmente, cuando el Estado paga a un trabajador y éste toma un porcentaje de su salario para entregárselo al sindicato como cuota, ya no se considera dinero público y por lo tanto no tendría que ser requerido por el Ifai cuando se pida información al respecto.
 
 
¿Por qué cree que los domesticados dirigentes sindicales no hicieron “olas’’ cuando se le dijo que serían sujetos de la nueva legislación en transparencia?
 
 
****
 
 
La senadora Alejandra Barrales presentó una denuncia “en contra de quien resulte responsable’’, por la supuesta malversación de los recursos de un programa de becas que creó la Asamblea Legislativa del DF cuando ella era su presidenta.
 
 
Barrales ha sido señalada por algunos legisladores locales como beneficiaria o por lo menos “omisa’’ en el caso de la supuesta malversación, hechos que ha desmentido y ahora, para que no quede duda de su inocencia en el asunto, decidió acudir a las autoridades federales para que inicien una investigación.
 
 
A ver qué tiene que decir el actual presidente de la ALDF, Manuel Granados, que aparentemente trae un duelo personal con la actual senadora.