Opinión

Avanza iniciativa para Sistema de Oposición de Marcas

18 noviembre 2015 5:0
 
1
 

 

IMPI. (twitter.com)

La larga espera para contar en nuestra legislación de marcas con un “sistema de oposición” parece estar llegando a su fin, al darse a conocer el proyecto que el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial ha hecho llegar a la Cámara de Senadores. Atendiendo al carácter “técnico” del proyecto, puede esperarse que escale la ruta de ambas cámaras y vea la luz en este mismo periodo de sesiones.

Desde que México se incorporó hace un par de años al acuerdo llamado Protocolo de Madrid, que facilita el registro de marcas a nivel internacional, se percibía como indispensable que nuestro país tomara decisiones para armonizar su legislación interna con la de la mayoría de países que contemplan sistemas de oposición. De los diversos sistemas existentes, la autoridad se ha decantado por un sistema “light”, que aparentemente modificaría de manera menor el procedimiento existente, pero dotando a los terceros de una opción para expresar sus argumentos de rechazo a una solicitud en trámite.

Dicho en muy pocas palabras, el sistema se limitaría a que una vez publicada una nueva solicitud a los 10 días de presentada, quien considere contar con argumentos para oponerse a la misma deberá hacerlos valer dentro del mes siguiente, y será decisión del IMPI tomar o no en cuenta los mismos para conceder o negar el registro.

La decisión del IMPI de proponer esta reforma me parece acertada, ya que la inclusión de un incidente complejo para dilucidar una confrontación entre partes dentro del procedimiento tendría muy graves repercusiones en tiempos de trámite y costos de defensa. Los más afectados de una decisión de ese tipo, habrían sido las pymes mexicanas, que se enfrentarían a un procedimiento costoso y engorroso; y que los emprendedores mexicanos tengan un desencuentro con la Propiedad Intelectual es poco deseable en este momento en nuestro país.

Sin embargo, los puntos que quedarán pendientes con motivo de la reforma son las consecuencias que la misma tendrá en los procedimientos contenciosos asociados a los derechos sobre marcas. Si en el nuevo sistema de oposición el IMPI se pronuncia a favor del registro, desestimando los argumentos expuestos por el opositor, resultará inútil intentar un juicio de nulidad ante el propio Instituto. En ese contexto, saltar la instancia y apersonarse directamente ante la Sala Especializada del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa sería lo más sensato, evitando gastos y dilaciones que no abonan a la eficacia y expedites en la administración de justicia.

El otro gran tema que con motivo de la reforma se erige como cuestionamiento indispensable es el consistente en la armonización de este fundamental cambio con los otros que el TPP impulsa, y que darían lugar a una nueva legislación en la materia. De hecho, debemos recordar que nuestro país firmó de otro tratado internacional que tiene por objeto armonizar los procedimientos de registro en el mundo, conocido como el Tradmark Law Treaty (TLT), que está pendiente de aprobación por el Senado. Esta combinación de fuerzas, en este momento particular, tendría que dar lugar a una nueva legislación en materia de marcas, que trascienda a los ajustes menores que podrían aparecer como tentación para quienes no alcanzan a identificar el gran desafío que hoy existe en la materia.

También te puede interesar:

Evade TPP regulación de Indicaciones Geográficas

Logra visibilidad movimiento mundial contra patentes farmacéuticas

Trascendental resolución permite digitalización masiva de libros