Opinión

Avanza conflicto aguacatero por abusivo manoseo de precios

 
1
 

Introduzca el texto aquí

aguacate ME

Sería una pena que el Aguacate mexicano fuera retirado temporalmente de algunos mercados estadounidenses como consecuencia de un “manoseo” artificial de precios que ya tiene ocasionando conflictos entre productores de Michoacán y las empacadoras que atienden su producto.

Las instalaciones de APEAM (ver parte inferior) en Michoacán han sido tomadas por los productores cansados, explican a Universo Pyme, de la manipulación artificial de precios que perjudican al productor, enriquecen al empacador y secan el mercado de consumo.

En el conflicto se mantienen el 70 por ciento de los productores de Michoacán de un total aproximado de 20 mil que ahora impiden que su producto, el 70 por ciento de la tierra cultivada (100 mil hectáreas) se empaque y se saque de México. En juego, parte mayoritaria de las 860 mil toneladas que de Michoacán se exportan.

No es poca cosa sobre todo porque los ocupantes no quieren retirarse de la “toma” hasta que las cosas se resuelvan.

Los productores insisten que los empacadores están “manoseando” artificialmente los precios en su solo beneficio porque ellos ganan entre más exportan y no les interesa tanto el precio sino la cantidad de fruta que empacan y envían al exterior.

Han llegado a dejar secos mercados de consumo en su estirar de manera intencional los precios pensando en sus utilidades y dejando de ver los intereses de quien produce y de quien al final consume el aguacate en otras naciones.

Tomemos estos últimos días. El precio del aguacate un día previo al 15 de septiembre el precio por kilo era de 60 pesos. Una semana después estaba ya en 50 pesos y en estos días de fin de mes ya anda entre 40 y 43 pesos. No hay razones, dicen los productores, para que exista esta oscilación de precios. Nadie tiene razones fundamentadas para esa oscilación.

Los propios importadores no entienden qué pasa porque un aguacate con tal nivel de volatilidad en los precios invita a detener las compras o enfrentar las consecuencias de que a finales de período de cosechas tenga que buscarse con compulsión aguacates californianos a precios de oro porque los aguacateros mexicanos han vendido todo a precios de regalo.

Eso ya pasó el año pasado. Buena parte de los aguacateros mexicanos, al menos los de Michoacán ingresaron a la dinámica de vender todo lo posible y a precios muy bajos aún a costa de vender debajo de su costo de producción.

Precios por debajo de los 16 pesos kilo garantizaba pérdidas para ellos pero prefirieron perder poco a quedarse con el aguacate y perder más al no poderlo exportar.

El asunto no es nuevo y ya ha derivado en tomas de instalaciones de certificación de calidad que han entorpecido exportaciones, pero ahora los productores han tomado las instalaciones de APEAM y dicen que no se habrán de retirar hasta que los empacadores cumplan sus compromisos.

Compromisos firmados en el mes de julio que no han encontrado, en su perspectiva, cumplimiento cabal. De esto informamos oportunamente en esta columna.

Lo que quieren los quejosos es que su producto sea pagado en apego a lo justo aunque estos conflictos parecen señalarles una mejor salida: que la organización de productores les haga armar una empacadora y su propia red de distribuidores y negociadores en los mercados destino.

La APEAM es una Asociación que debe cubrir los intereses tanto de productores como de empacadores de la fruta pero que, según sostienen los productores, ha inclinado persistentemente su ejercicio en beneficio de quienes empacan y no de quienes producen.

Ninguna autoridad ha asomado la nariz.

Twitter:@ETORREBLANCAJ

Correo:direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:

México, decimocuarta potencia mundial aeroespacial

Pyme de 'niño' enseña robótica a niños más niños

En 2017 más créditos a menos jóvenes