Opinión

Avanza apertura mundial de Información de Patentes

 
1
 

 

Salud

La conformación y puesta en operación del Registro Abierto de Propiedad de Patentes, conocido como ORoPO, apunta a convertirse en la punta de lanza para resolver el complejo problema de la incertidumbre en la determinación de las tecnologías patentadas en el mundo.

A pesar de que existen múltiples plataformas y bases de datos abiertas, que concentran la información de las oficinas de patentes más importantes del planeta, para llegar a conclusiones asertivas es necesario realizar inversiones cuantiosas en estudios y dictámenes que permitan avanzar en la intrincada jungla de información de este tipo, que no solo requiere interpretación técnica, sino la aplicación de filtros legales que permitan establecer alcances y riesgos. Para los nuevos negocios y empresas de menor dimensión en cada sector, el monitoreo de patentes suele convertirse en un desafío impagable.

La iniciativa encabezada por IBM y Microsoft, que reúne ya a otros importantes jugadores del sector informático, es no lucrativa y pretende como primer propósito erradicar los continuos errores de las bases de datos existentes, que al menos en el 25% de su contenido resultan obsoletas, imprecisas o incompletas. De hecho, ORoPO es una suerte de continuación del esfuerzo iniciado por IBM hace 10 años para compartir sus propias patentes en un esfuerzo por detonar sinergias colaborativas con otros innovadores.

Una de las consecuencias declaradas de este esfuerzo es la de ampliar las posibilidades del licenciamiento de nuevas tecnologías en países poco desarrollados. De hecho, la propia complejidad del sistema de patentes y el volumen inmanejable de la información resultante parece ser el primer obstáculo a vencer. En la medida en la que una empresa Pyme, de un país tecnológicamente retrasado, pueda acceder al campo de patentes con pasos seguros, la posibilidad de su incorporación a mercados en crecimiento será más rápida y rentable. Basta pensar que un teléfono inteligente, en este momento, está blindado por más de 200 patentes y una intrincada red de derechos autorales sobre las aplicaciones. En ese campo minado, está más que claro, resulta inviable ingresar sin ser visto.

En este escenario, el licenciameinto representa la vía más amable y sensata de invitar a empresas nuevas a participar de los mercados exclusivos que la propiedad intelectual ha construido intensivamente en las últimas décadas. ORoPO permitirá identificar, con precisión y costos de transacción muy bajos, quien detenta la propiedad de una cierta tecnología, y si la misma está disponible en forma onerosa o libre. El gran reto por ahora es lograr que otras industrias, educadas en la filosofía de la maximización de beneficios que la propiedad intelectual procura, estén dispuestas a participar de este nuevo enfoque, en el que la sinergia del flujo de información colectivo permita beneficios individuales.

Aunque en forma incipiente, este tipo de escalamientos pueden estar marcando el inicio de un cambio de modelo, en el que la Propiedad Intelectual mueva su faro hacia esa otra función que le es propia y que se ha mantenido desatendida, como gran caja de resonancia para la difusión de las nuevas ideas y las ingeniosas soluciones tecnológicas que han llevado al mundo hasta donde está.

También te puede interesar

Avanza ley de Innovación contra extorsión de patentes

En esta esquina… Uber

Empaques genéricos plantean grave restricción al uso de marcas