Opinión

Avance de 35% en la limpieza del Río Sonora

El cronograma de remediación del Río Sonora tras el accidente de la mina Buenavista del Cobre, de Grupo México, reporta hasta el momento un avance de aproximadamente 35 por ciento. La remediación total ocurrirá en dos fases: la primera incluye la “remoción de manchas ostensibles, neutralización con cal, recolección de soluciones en charcos y traslado a la presa de jales”. Es una fase clave, que hasta agosto reportaba un buen avance en 70 kilómetros del río (de los 250 Kms. que tiene de longitud).

La fase uno tendrá su punto culminante justamente estos días, cuando la fuerza de trabajo compuesta por 697 personas se involucre de lleno en las zonas “Arizpe–Bacanuchi”, “Arizpe–Aconchi” y “Aconchi–El Molinito”. Dos bordos de contingencia están siendo terminados, previo a estos tramos en las siguientes dos semanas. Como dijo hace unos días Xavier García de Quevedo, presidente y director general de Grupo México, es en los “codos” del río donde se acumula el problema.

Una segunda fase, concurrente con la primera pero de diferentes características, comienza el día de hoy, y durará hasta el 29 o 30 de octubre. En esta fase Grupo México se coordinará con la Comisión Nacional del Agua y consistirá en la “limpieza, neutralización y remoción de material”. A esta segunda fase concurren organismos como el Instituto de Geología de la UNAM, la División de Ingeniería de la UNISON, los Colegios de Farmacia, Salud Pública, Medicina-Pediatría y el Departamento de Geociencias de la Universidad de Arizona. También el Servicio Geológico Mexicano participará, así como una consultora especializada de Hermosillo.

Como puede verse, toda la remediación está siendo finamente supervisada por un equipo de expertos. En el lugar hay 12 ecólogos y hasta cinco paramédicos. Trescientas personas están dedicadas al servicio de reparto de agua. El total del personal actualmente ocupado rebasa mil 50 individuos.

Hasta ayer la zona de seguridad en los laterales del río continuaba en 500 metros. Enrique Valverde, de Grupo México, diferenció entre “seguridad” y “peligrosidad”, ciertamente algo muy distinto. Los animales están pudiendo acercarse y beber agua sin problema. En adición, la empresa acumula 45 millones de litros de agua entregados para consumo humano.

Esta y otra información debería ser suficiente para que las consignas bajasen de tono en contra de Grupo México. Desafortunadamente aún no es así, porque hay quienes parecen tener la obsesión de obtener algún dividendo de este accidente. Y hay muchos que creen que este episodio es híper, súper, mega, recontra grave. Insisten en que se retire la concesión, en que se crucifique a la empresa. Yo insisto: no hubo un solo muerto.

Twitter: @SOYCarlosMota