Opinión

Autosuficiencia alimentaria

  
1
  

  

[El productor de semillas más grande del mundo perdió 249 millones de dólares en el trimestre. / Bloomberg]  

Pocas veces en la Cámara de Diputados se logran consensos unánimes, respecto a los asuntos que sus integrantes discuten y analizan ante el pleno. Ayer los diputados votaron a favor del sector agroalimentario al aprobar un proyecto de Decreto por el que se reforma la fracción XI del artículo 4, y el cuarto párrafo del artículo 18 de la Ley Federal de Producción, Certificación y Comercio de Semillas.

De 404 legisladores presentes en la sesión, todos se manifestaron a favor de la propuesta suscrita por el diputado José Erandi Bermúdez Méndez (PAN), que fue presentada el 28 de abril de 2016. La votación no dejó lugar a dudas: ni un voto en contra y cero abstenciones.

En la gran mayoría de las sesiones plenarias, los dictámenes aprobados en comisiones reciben el respaldo en lo general, pero en lo particular sufren propuestas de cambios o de plano son rechazadas en su totalidad.

En su calidad de presidente de la Comisión de Agricultura y Sistemas de Riego, el diputado Germán Escobar Manjarrez (PRI), argumentó ante el pleno el dictamen de la reforma y expuso que con esta acción se busca fortalecer, por parte del gobierno federal, la creación de empresas semilleras nacionales, así como utilizar las herramientas tecnológicas que permitan la investigación en el mejoramiento de variedades de semillas, que contribuyan a dotar al productor del insumo “semilla” a mejores costos y de mayor resistencia a las variaciones del cambio climático.

La propuesta tiene como fin fomentar la soberanía y autosuficiencia alimentaria, así como evitar la desventaja frente a empresas extranjeras que se dedican a la producción y distribución de semillas.

El contenido de la iniciativa habla de una realidad que vive el campo mexicano: por un lado menciona afectaciones al sector agroalimentario, a partir de condiciones adversas del medio ambiente, que repercute en el bajo rendimiento de los principales cultivos de las regiones productoras del país; por otro lado, expone otra verdad de a kilo, o kilo y medio: la producción de semillas en México la concentran en un 94 por ciento las empresas privadas, en tanto que el sector público participa apenas en un 6 por ciento.

Precisa el dictamen aprobado que la semilla original la producen el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), Colegio de Postgraduados (COLPOS), Universidad Autónoma de Chapingo (UACh), Universidad Agraria Antonio Narro y el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), pero que son los sectores privado, público y social los encargados de reproducirla y venderla.

La acción legislativa, sin duda, recibió el respaldo unánime, porque en medio de escenarios que piden revisar o cancelar el Tratado de Libre Comercio, donde participan México, Estados Unidos y Canadá, hoy, más que nunca, nuestros legisladores están conscientes de la realidad que vive el sector agroalimentario del país, donde sus productos son precisamente los que requieren de la protección con políticas públicas, en este caso de estrategias que mitiguen la dependencia alimentaria con otros países, y a su vez incrementen la actividad primaria con opciones de crecimiento reales.

La creación de empresas semilleras es un paso importante en ese sentido, sobre todo cuando, ante las adversidades que plantea el presidente electo del vecino país del norte, Donald Trump, hay que buscar oportunidades, esta es una de ellas.

Entre las iniciativas que han tenido el respaldo unánime de legisladores de bancadas partidistas diferentes, podemos mencionar temas como: desindexación del salario mínimo, con 417 votos; reforma a la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores (419); reformas y adiciones a diversas disposiciones de la Ley de Ascensos y Recompensas del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, en materia de condecoraciones (438). Ayer le tocó la misma suerte al tema de las semillas; se espera que la minuta tenga el mismo resultado en su paso por el Senado de la República.




También te puede interesar:
Iniciativas congeladas
Dos clases de constituyentes
Miranda ya no es útil