Opinión

Autos: falta marca mexicana


 
No deja de perturbarme el hecho de que se aplauda tan constantemente a la industria automotriz mexicana por su capacidad de manufactura global, su robusta masa crítica de talento ingenieril, y su correcto funcionamiento logístico en la cadena de valor automotora. Todo eso es muy positivo; no obstante, México no ha sido capaz de crear algo básico: una marca mexicana.
 
 
Las economías que han emergido durante las últimas décadas han creado marcas locales, algunas de las cuales han tenido impacto regional. Tal es el caso de SAIC Motor, o de First Automobile Works (FAW), ambas de China. Corea del Sur fue un claro ejemplo de éxito en la creación de marcas, como Kia Motors o la propia Daewoo. Algunas han realizado alianzas con corporaciones estadounidenses o europeas. En India la marca Tata Motors fue clave.
 
México no podrá construir la nueva narrativa de desarrollo a la que Enrique Quintana se refería ayer en sus Coordenadas, si no constituye la base para crear corporaciones de clase mundial que con nombre y apellido despunten en el escenario competitivo internacional. Por eso me perturba que los acentos del sector automotor sólo alcancen a enfatizar que tenemos “muy buenos ingenieros”; que funciona de maravilla nuestro “hub de manufactura” en el Bajío; o que nuestra “mano de obra calificada” es inigualable. Hay que dar el siguiente paso.
 
 
Estamos a unos días de conocer la cifra final de ventas domésticas de la industria automotriz mexicana, que según la propia Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) pudo haber concluido 2013 con poco más de un millón 62 mil unidades. En el último reporte oficial el crecimiento mensual (a noviembre de 2013) había sido de 7.7 por ciento; nada mal en términos relativos respecto al crecimiento de la economía misma.
 
No obstante el potencial de la industria automotriz para los siguientes años y el aparente talento que la inunda, nadie se ha atrevido a lanzar una propuesta mexicana de escala masiva más allá del episodio de Mastretta o algunos autos súper especializados. Por eso la pregunta es: ¿hablará el secretario de economía de esta posibilidad en lo que resta del sexenio? ¿Alguien tiene el valor de emprender ese camino a favor de México?
 
 
Twitter: @SOYCarlosMota