Opinión

Aureoles y el acertijo
de las autodefensas

1
   

     

Silvano Aureoles, virtual gobernador de Michoacán

Pasada la refriega electoral, una nueva –verdadera– batalla espera a algunos de los ganadores de los comicios. Como a Silvano Aureoles, el nuevo mandatario de Michoacán, entidad que en términos reales lleva dos años sin un gobernador surgido en las urnas. Cabe recordar que fue en junio de 2013 cuando Fausto Vallejo tuvo que ausentarse por enfermedad; y luego, en junio de 2014 escándalos de un hijo incómodo forzaron al priista Vallejo a dejar de forma definitiva el poder Ejecutivo.

La asunción misma de Aureoles supondrá el fin de esa etapa donde hubo un comisionado enviado desde el Distrito Federal y gobernadores sustitutos o interinos que fueron tripulados por distintas manos.

Pero el retorno de esa normalidad institucional sólo será pleno si el nuevo gobierno perredista encuentra la manera de resolver el acertijo de las autodefensas, cuya existencia y beligerancia está lejos de ser un asunto del pasado.

Durante la campaña, Aureoles prometió llevar la paz a su estado. Incluso, en gira proselitista por Apatzingán el 5 de mayo, el candidato prometió que esa población, capital en el problema de la inseguridad michoacana, va a “estar bajo mi responsabilidad, voy a traer la paz duradera, voy a despachar aquí, necesitamos reactivar la economía, se acabaron los secuestros, las amenazas”. (http://bit.ly/1J4KJGK)

Y en entrevistas que ha dado a la prensa defeña luego de su triunfo el 7 de junio, Aureoles ha abundado en el tema de que asume como suya, y sólo suya, la responsabilidad de la seguridad en su estado.

Por ejemplo, en declaraciones a El Universal, dijo: “no comparto que en mi entidad, por todos lados, aparezcan grupos haciéndose cargo de tareas que son del gobierno (…) la seguridad pública es responsabilidad del gobernador”, declaró hace una semana. “Tienen mi reconocimiento y mi respeto quienes han hecho esta labor. Pero también con ellos voy a dialogar para que entre todos acabemos con estas circunstancias. Una danza que no le sirve a nadie, la tarea de la seguridad pública es solamente responsabilidad del gobierno y punto”.
(http://eluni.mx/1GrTTdY)

Desmovilizar “esa danza” no será sencillo. Además de los acontecimientos de esta semana, cuando el martes hubo una emboscada contra policías en la región de Apatzingán en la que murieron siete personas, hay expresiones que revelan lo grave que sigue siendo la situación, y lo mucho que tendrá que trabajar el gobierno que arranque el primero de octubre para encontrar la estrategia para desmovilizar a los alzados.

Una de esas expresiones tuvo como escenario Aquila, en la costa michoacana. En esa región, a finales de mayo el líder de autodefensas Semeí Verdía sufrió un nuevo atentado (había padecido otro en diciembre). Aunque por ese intento de asesinato ya fue detenido el presidente municipal de Aquila, Verdía ha acusado en un video que circula en internet al subsecretario de Seguridad Pública, Adolfo Eloy Peralta Mora, de haberse reunido con criminales y de jugarle las contras.

“Tienen a Semeí para rato”, le advierte el comunitario al funcionario. “Tu no eres de Michoacán y no sabes lo que Michoacán hizo para liberarse de esa bola de lacras”, agrega al señalar a Los Caballeros Templarios. (Aquí la llamada entre ambos https://www.youtube.com/watch?t=154&v=RvVetp7SPtM)

También en internet se puede apreciar la balacera con la que, frente a la presidencia municipal de Aquila, la gente de Semeí honró hace tres semanas a uno de los suyos.

Son casi tres minutos de tiros, la muestra de que el fuego sigue siendo la lengua franca en Michoacán. (https://www.youtube.com/watch?v=WR-EcHEA88M)

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Crisis en la capital
Las dos Margaritas
El sistema político que no estaba hecho para gobernar