Opinión

Aumenta la inseguridad con Eruviel

 
1
 

       

ME. 2018: ¿Y Eruviel?

De alarma son los datos que en materia de inseguridad ponen al Estado de México (Edomex) como la entidad donde sus habitantes tienen más miedo y se sienten inseguros por el aumento de los índices delictivos en la región. Según el INEGI es el estado con mayor percepción de inseguridad entre sus ciudadanos y en el tema de la violencia de género, hay quienes afirman que la crisis de feminicidios en la entidad ha sobrepasado lo ocurrido en Ciudad Juárez.

Otros datos, como el estudio de opinión levantada por IPSOS (compañía independiente dedicada a la investigación de mercados) revelan que en la percepción de los habitantes del Estado de México el tema que más les preocupa es el de la inseguridad. La encuestadora señala que, después de realizar entrevistas cara a cara en hogares de la referida entidad, 76% de los consultados afirma que el nivel de inseguridad aumentó, mientras que sólo el 7% considera que ha disminuido en el último año.

Cabe precisar que las encuestas, al evaluar el trabajo del actual gobierno en distintas áreas, reflejan que en el combate a la inseguridad es la peor evaluada, con 75% de ciudadanos insatisfechos.

La semana pasada, en la máxima tribuna del Congreso de la Unión, el diputado Renato Josafat Molina Arias, denunció que en tierras mexiquenses no están funcionando las alertas de género, principalmente por lagunas jurídicas y falta de voluntad política. El legislador definió a la alerta de violencia de género como un conjunto de acciones gubernamentales de emergencia para enfrentar y erradicar la violencia feminicida.

Molina Arias recordó que 11 municipios mexiquenses han sido declarados en alerta por sus altos índices de violencia feminicida y a pesar de ello estos delitos no han disminuido, y añadió que el año pasado en la entidad mexiquense se contabilizó oficialmente 266 feminicidios.

Es muy preocupante –dijo– que el 40 por ciento de los feminicidios cometidos en Edomex las víctimas habían denunciado sufrir violencia. Es decir, de cada 10 mujeres, 4 habían dicho que sufrían violencia y ahora están muertas. ¿Qué se hizo ante esto? Pues, evidentemente, poco o nada. Ahora esas mujeres que denunciaron ya están muertas.

En ese contexto, también hay reportes que hablan de que en los últimos años el Estado de México se ha distinguido por su alto desarrollo industrial; generador de empleos; disminución en los índices de pobreza; mejor infraestructura en sectores como la educación, salud, comunicaciones y espacios para la convivencia y la recreación; mejores servicios en transporte y recolección de basura, es cierto, pero en ese boom transformador se han descuidado problemas como la atención a la inseguridad, el feminicidio y los secuestros, y estos tres últimos rubros por sí solos descubren deficiencias administrativas y empañan cualquier gestión gubernamental.

Son datos duros que ahí están, ojalá que las autoridades correspondientes hagan su trabajo con mayor compromiso, eficiencia y voluntad política, porque además de las afectaciones al tejido social, la inseguridad, feminicidios y secuestros son delitos que, querámoslo o no, están contribuyendo a ahuyentar las inversiones que tanta falta hacen en tierras mexiquenses.

Hace apenas un par de años el sector empresarial alertaba que del total de empresas que abren cortinas en México, 75% deja de existir durante los primeros cinco años debido a obstáculos diversos, uno de ellos la inseguridad pública, y, por lo que se ve, en el Estado de México esa tendencia en el gobierno de Eruviel ha aumentado, y eso es lo que tiene a sus habitantes alarmados. Hasta cuándo.

También te puede interesar:
Colosio y Narro
Fuerzas Armadas no quieren a AMLO
Revolución educativa