Opinión

Aumenta la divergencia monetaria global

 
1
 

 

Fed

Una nueva ronda de medidas monetarias expansivas está propagándose en el mundo. Con esto, podemos esperar mayores distorsiones en los mercados globales, junto con otros efectos.

A ocho años de distancia de la crisis hipotecaria de Estados Unidos y del inicio de los agresivos experimentos monetarios denominados “políticas monetarias acomodaticias” (creación de dinero exagerada y tasas de interés extremadamente bajas) que se fueron implementando posteriormente en Estados Unidos y en otros países, para evitar una gran depresión, es sorprendente que estemos viendo todavía nuevos anuncios de política monetaria hiper expansiva por parte de diversos bancos centrales en pleno 2016.

El pasado 29 de enero el Banco Central de Japón anunció una tasa de referencia negativa de menos 0.10 por ciento anual para los depósitos de los bancos en el Banco Central. Un mes después, el 29 de febrero el Banco Central de China volvió a reducir su tasa de encaje legal en medio punto adicional (quedando en 17.0 por ciento) para liberar mayores recursos crediticios y estimular su economía. El 9 de marzo, el Banco Central de Nueva Zelanda decide reducir su tasa de referencia en 0.25 puntos a 2.25 por ciento anual.

Hoy en día tenemos a varios bancos manejando la tasa de interés negativa como última herramienta extrema de impulso económico: el Banco Central Europeo, el Banco de Japón, el de Suecia, Dinamarca, Suiza. Es de llamar la atención, que adicionalmente los bancos centrales están dispuestos a determinar una tasa aún más negativa, y a lanzar medidas más agresivas, si es necesario.

El 10 de marzo, como ejemplo, Mario Draghi, presidente del Banco Central del Euro anunció una triple receta para combatir la deflación: primero, incrementa su tasa de interés negativa a un día de menos 0.20 por ciento a menos 0.40 por ciento anual; segundo, incrementa en 20 mil millones mensuales su programa de creación de euros a 80 mil millones, programa que terminaría el próximo marzo de 2017. Y adicionalmente, se aprueba la compra de bonos corporativos por parte del BCE para tener más opciones para poder inyectar ese dinero al sistema bancario.

Para los siguientes días tenemos a varios bancos centrales en espera de reducir aún más sus tasas de referencia. Uno de ellos, el Banco Central de Brasil, dada la fuerte recesión por la que atraviesa su economía. Otros más pudieran ser los bancos centrales de Suecia, Dinamarca, República Checa y Suiza.

La distorsión que se genera en los precios de todo tipo de activos en los mercados globales, a raíz de este exceso de liquidez proveniente de fuentes distintas al dólar es impresionante. El efecto es un dólar que se aprecia contra todas las monedas y provoca una caída en los precios de las materias primas, así como tasas de rendimiento en los bonos soberanos a largo plazo exageradamente reducidas e incluso negativas.

Las tasas de rendimiento que se observan en los bonos soberanos de largo plazo de los países en donde se está creando dinero llegan a niveles realmente absurdos. La tasa de los bonos japoneses a diez años ya se sitúa en terreno negativo, a pesar de que Japón tiene al gobierno más endeudado del mundo: 240 por ciento del PIB. Tasas negativas en bonos soberanos a cinco años ya se observan también en los bonos suizos y alemanes. También es notorio que los precios de las acciones en las bolsas de esos países tienden a sobrevaluarse.

A este entorno deflacionista hay que agregar la desaceleración de China y el regreso de Irán al mercado internacional de petróleo como factores adicionales que provocan presiones a la baja en los precios de las materias primas. Estos son los elementos que nos llevan a observar un fenómeno totalmente contradictorio. Estamos en la fase de la historia de la humanidad de mayor creación de dinero, y al mismo tiempo, estamos en la era de menor inflación global, cuando la teoría y la experiencia histórica afirman lo contrario: la creación de dinero en exceso debería generar hiperinflación.

Mientras estos bancos centrales están yéndose al extremo expansionista, la Reserva Federal ha dejado de crear dólares desde octubre de 2014, y en diciembre del 2015 inició el proceso de normalización de sus tasas de interés. A esto se le llama la divergencia monetaria. Sólo habría que hacer notar que la Fed todavía está muy lejos de implementar una política monetaria restrictiva.

Simplemente ha iniciado la lenta salida a una política monetaria super expansiva al extremo.

Twitter: @EOFarrillS59

También te puede interesar:
Sorpresas agradables de inicio de año
Revisión de escenarios
Recesión en EU y en México, ¿cuándo y cómo?