Opinión

Audi Q5, de San José Chiapa para el mundo

 
1
 

 

Audi Q5

Si usted monitorea el sector industrial y no conoce dónde está ubicado San José Chiapa, vive en el error. No lo culpo. Hasta 2013, cuando se colocó la primera piedra y se contrató el empelado uno de lo que es hoy la primera Smart Factory de autos premium en México propiedad de Audi AG, la mayoría de los poblanos tampoco sabían que ese municipio está en su estado camino hacia Perote, Veracruz.

Pero si usted monitorea el mundo de los negocios, resultará imperdonable que no registre la magnitud del desarrollo que está viviendo ese municipio en tierras que no hace mucho eran un ejido marginal y que hoy son un polo de desarrollo detonado por una planta de 460 hectáreas, 220 ya en uso actual en la fabricación del SUV Audi Q5 2.0, 200 en reserva para expansión y 60 más para un JIS-Park (Just in Sequence).

Aún en el sector de fabricación de automóviles, no todos los días se materializa la construcción Green Field (fábrica nueva desde cimientos) de una planta de ese tamaño, que a su vez ha detonado 60 proveedores entre Green Field y Brown Field (fábricas ya existentes que han expandido su capacidad instalada). Ello sin detallar la nueva infraestructura en el sitio: autopista, tramo ferroviario, cuerpo de bomberos y clínica. De hecho, me agradó escuchar del presidente del consejo de dirección de Audi AG, Rupert Stadler, que para el Q5 adquieren más de dos tercios de los componentes a empresas locales.

La línea de producción en “s” de dos niveles (el inferior para ensambles y el superior para recorridos mecanizados del producto en proceso) refleja en cada estación los mil millones de euros que Audi invirtió sólo en equipos e infraestructura de la nueva planta. Y es que a pesar de que Audi ya produce sus modelos en 16 plantas en 12 países, San José Chiapa es la primera localizada en Norte América. Fue un centro completamente planeado virtualmente antes de su construcción.

Simularon espacios y procesos con tal grado de detalle, que la puesta en operación, presumen sus directivos, “fue un 30 por ciento más rápida de lo habitual”.

La fabricación de autos en el mundo es hoy intensiva en capital y tecnología. Basta con ver que la planta de hojalatería tiene 670 robots de KUKA con un nivel de automatización de 80 por ciento o que la planta de pintura tiene 157 robots con un nivel de automatización de 46 por ciento.

Sin embargo, no sólo de máquinas está hecha esta industria. Los aproximadamente tres mil 300 empleados locales actuales respiran tanto entusiasmo, como capacidad. Alrededor de 750 fueron entrenados en Alemania y todos han pasado por un entrenamiento riguroso.

Impresiona que si bien Audi México espera emplear alrededor de cuatro mil 200 [personas] locales en total (directos), afirma haber recibido 240 mil solicitudes antes de que arrancara producción este septiembre.

Con algo de pena reconoceré que nunca he manejado un Audi. Hombre, me he subido a uno que otro en la vida, pero no es la marca que me haya trasportado de manera regular. No puedo opinar del producto.

Pero le pido que registre usted que será hoy lunes 3 de octubre el primer embarque a Alemania de autos vía el puerto de Veracruz. El plan indica que el día 10 zarpará el primer barco con producto a Europa. Inicia ya el flujo de caja positivo de una capacidad de producción de 150 mil Q5.

Cuando ese producto llegue a sus primeros clientes se cerrará el ciclo. La marca tendrá mucho que celebrar y deberán hacerlo también el gobierno del estado de Puebla y el gobierno federal mexicano. Y es que proyectos de esta magnitud y complejidad sólo suelen ser posibles cuando hay impulso e inversión gubernamental también.

México ya fabrica alrededor de 3.6 millones de automóviles al año. Es el séptimo lugar en el mundo. A pesar de los avatares de la economía mundial y los desafíos de la región, tome usted nota: los números indican que más temprano que tarde seremos el quinto productor de autos del planeta.

El autor es empresario y conferencista internacional.

Twitter: @mcandianigalaz

También te puede interesar:
Cup Noodles, de la observación accidental al éxito gestionado
De la tiendita pasiva al comercio en crecimiento
El síndrome del asistente 'inutilus brutus'